|

Balvanera afronta el desafío de la pobreza: El merendero ‘Pantalón Cortito’ en la primera línea (podcast 🎧 y nota ✍️)

Nelly Romero, figura clave y referenta del espacio, se erige como un testimonio valiente frente a esta realidad. Por Martín Bustamante.

En las calles de Balvanera, enclave histórico de la Ciudad de Buenos Aires, el aumento de la pobreza se cierne como una sombra desafiante. Las estadísticas recientes del Instituto de Estadísticas y Censos de la Ciudad revelan un panorama preocupante, afectando directamente a aquellos que buscan subsistir en medio de este complicado contexto.

A más de una semana de nuestro informe sobre el aumento de la pobreza en Balvanera, exploramos de nuevo la situación a través de las vivencias compartidas por Nelly, referente del merendero Pantalón Cortito, impulsado por el Movimiento Evita.

Desafíos del Merendero “Pantalón Cortito”:

El merendero, que solía operar en la calle Sánchez de Gloria 472, enfrenta una encrucijada crítica. La expiración del contrato de alquiler, sin posibilidad de renovación, ha dejado al equipo sin un espacio físico. “Estamos sin merendero, la verdad estamos sin merendero”, declara Nelly, evidenciando la crudeza de la situación.

Ante la falta de un local, el equipo ha trasladado sus operaciones a la casa de Nelly. La olla solidaria, antaño gestada en el merendero, encuentra ahora su lugar en la cocina de Nelly. Este traslado representa un esfuerzo adicional que refleja la resiliencia y el compromiso del equipo con la comunidad.

Impacto de la Inflación y Altos Costos

Nelly ahonda en cómo la inflación ha afectado de manera contundente a los residentes de Balvanera. “Vas al Coto y tenés que llevar dos (paquetes) para que te lo hagan un poquito más barato, y te enganchan lo mismo”, expone.

La realidad de precios inalcanzables se manifiesta en todos los aspectos del día a día. La calidad de los alimentos en el merendero ha experimentado un declive, con la mercadería menguando y los costos en aumento.

La búsqueda de un nuevo espacio para el merendero se complica con el notable aumento de los alquileres. “No conseguimos para alquilar otro lugar, y lo que alquilamos es con esfuerzo de nosotros mismos”, comparte Nelly. Esta búsqueda se convierte en una batalla constante, agravada por la falta de respaldo y recursos.

Llamado a la Solidaridad

Frente a esta coyuntura, Nelly hace un llamado a la solidaridad de la comunidad. Con la escasez de mercaderías y la dificultad para mantener la calidad de las raciones, insta a aquellos que puedan contribuir con donaciones de alimentos a ponerse en contacto con el merendero “Pantalón Cortito“. “Si pueden donar mercadería, azúcar, aceite, pongan lo que sea”, resalta.

Balvanera enfrenta desafíos considerables, pero la resiliencia de comunidades como la que lidera Nelly en el merendero “Pantalón Cortito” evidencia que, incluso en medio de la adversidad, la solidaridad y la lucha por un futuro mejor siguen siendo pilares fundamentales.

En momentos en los que la pobreza y la inflación parecen imparables, la comunidad de Balvanera se une para enfrentar estos retos de manera conjunta y solidaria.