|

La cultura es para perros (podcast 馃帶 y nota 鉁嶏笍)

El Gobierno porte帽o intent贸 en dos ocasiones derrumbar el Galp贸n cultural ubicado en la Plaza 25 de Agosto. Los vecinos montaron una guardia para evitar que lo terminen de tirar abajo hasta tanto la fiscal铆a interviniente resuelva qu茅 se har谩 con el lugar. Por Ximena Gonz谩lez y Mart铆n Bustamante.

Una destrucci贸n violenta

El viernes 30 de septiembre por la madrugada, el Gobierno de la Ciudad y el presidente de la Comuna 15, Mart铆n Garcilazo, fueron hasta Charlone y Heredia con una cuadrilla y rompieron puertas y candados y comenzaron a desarmar el Galp贸n de Ort煤zar, donde funciona un centro de jubilados, una biblioteca popular, el bachillerato popular Berta C谩ceres y distintos talleres art铆sticos y deportivos. Pero el operativo fue frenado por vecinos y se consign贸 una mediaci贸n.

La respuesta de los vecinos

Sin embargo, el martes siguiente, empleados de la Comuna junto a una empresa privada volvi贸 al emplazamiento para completar el proceso. Desde ese entonces, los ciudadanos se turnan para hacer guardia hasta que el juzgado dicte una resoluci贸n.

A pesar de que a se les labr贸 una contravenci贸n por ocupaci贸n del espacio p煤blico, presentaron un amparo que ya est谩 en el 谩mbito de lo contencioso administrativo. 鈥淟a presi贸n del GCBA fue muy grande, hasta publicaron un informe de defensa civil argumentando un supuesto peligro de derrumbe. Presionaron y coaccionaron a la fiscal铆a para que la mediaci贸n se diera sin la necesidad de no hacer la obra. Como vimos que eso a nosotros no nos tra铆a ninguna garant铆a y que la mediaci贸n eventualmente ocurrir谩 por la contravenci贸n de ocupaci贸n de espacio p煤blico, fuimos al fuero Contencioso Administrativo con el recurso de amparo. Desde que el juzgado lo tiene en su poder por el momento hubo un solo auto, que fue solicitando ampliaci贸n de informaci贸n, pero no tuvimos m谩s novedades que eso鈥, le coment贸 a este medio Juan Mart铆n Chipano, vecino y participante de las actividades del sitio.

Mientras esperan una medida que inste al Ejecutivo porte帽o a sentarse a dialogar y resolver el problema de manera pac铆fica, todas las actividades las hacen en el exterior para que la gente del barrio que todav铆a est谩 enterada de lo que pas贸, lo vea. 鈥淓stamos resistiendo desde la alegr铆a del encuentro tambi茅n, que es un poco el esp铆ritu que tuvo siempre el galp贸n鈥, expres贸.

Y agreg贸: 鈥淟o que est谩 pasando es algo maravilloso que a nosotros nos llena de felicidad y de mucha esperanza. Muchos reci茅n estaban levant谩ndose y vinieron a defender este lugar. Desde ese momento la solidaridad y la presencia es permanente. Se arm贸 un esquema de guardias y quien no se puede quedar trae agua caliente o algo para comer. Todas las casas nos abrieron sus puertas para poder pasar al ba帽o cuando estamos sosteniendo la guardia. Se manifest贸 algo que es el esp铆ritu de trabajo que siempre tuvo el galp贸n, que es un punto de encuentro comunitario. Realmente nos emociona profundamente y es el motor que sostiene esta lucha, y que logr贸 frenar en dos oportunidades al Gobierno de la Ciudad鈥.

Un di谩logo ausente

La administraci贸n porte帽a quiere colocar all铆 un canil y una posta aer贸bica, argumentando un deseo vecinal, aunque Chipano sostuvo que no saben en d贸nde est谩n manifestados estos pedidos porque no hay 谩mbitos leg铆timos de participaci贸n para decidir sobre la gesti贸n del espacio p煤blico.

Tambi茅n asegur贸 que cuando les pidieron una explicaci贸n a quienes fueron a desmantelar el sitio, les mostraron una resoluci贸n administrativa que, tal como asegura Juan Mart铆n, no est谩 publicada en el Bolet铆n Oficial y que ten铆a fecha del d铆a anterior. 鈥淣o dan los plazos h谩biles para que haya una decisi贸n, contrataci贸n y adjudicaci贸n para que venga una empresa a hacer este trabajo鈥, asever贸.

Luego del hecho, no hubo ning煤n tipo de di谩logo, ni ninguna intenci贸n de entablarlo. La 煤ltima comunicaci贸n que tuvieron con el GCBA se dio cuando regresaron a continuar el operativo y, luego de haber logrado frenarlo por segunda vez, el encargado del mismo les dijo “la tercera es la vencida”, seg煤n afirm贸 el vecino.

鈥淣uestros contactos son p煤blicos. Si hubiera habido voluntad de dialogar era muy f谩cil encontrarnos y sentarse a hablar. Nosotros articulamos con algunos comuneros, y el presidente de la Junta Comunal lo sabe. Se ve que no tiene ninguna intenci贸n de sentarse a dialogar sino que ten铆a una decisi贸n tomada de destruir este lugar鈥, denunci贸, a la vez que agreg贸: 鈥La resoluci贸n que nos mostraron est谩 firmada por la Secretar铆a de Asuntos Estrat茅gicos del gobierno y el primer d铆a vino el presidente de la Junta a comandar el operativo, no entendemos muy bien en calidad de qu茅, porque no era firmado por 茅l鈥.

Tampoco se puso en conocimiento sobre la decisi贸n al resto de los comuneros o al Consejo Consultivo. Los comuneros del Frente de Todos luego se presentaron en la plaza y mostraron su apoyo y colaboraci贸n a la lucha barrial, mientras que desde el consejo organizaron una asamblea extraordinaria en la plaza. Por otro lado, algunos diputados se acercaron para conocer lo ocurrido y Alejandro Amor prepar贸 un pedido de informes para elevar en la Legislatura porte帽a.

Un galp贸n con historia

El Galp贸n de Ort煤zar era originalmente una cancha de bochas de los jubilados del barrio. En 1997 decidieron ir al programa 鈥淪orpresa y media鈥, conducido Juli谩n Weich, y pudieron cumplir el sue帽o de techarla y hacerle una infraestructura. A principios de los 2000 qued贸 abandonada pero entre el 2013 y 2014 un grupo de personas se dio la tarea de recuperar el emplazamiento.

En ese momento se levant贸 la cancha de bochas que ya estaba podrida, se cambiaron las chapas del techo, los ba帽os que daba a la plaza se volcaron hacia dentro y se lo volvi贸 a dotar de vida. Y a las actividades del centro de jubilados se le sum贸 la pata cultural y empez贸 a funcionar una sede del Plan FinEs.

Durante la pandemia se us贸 como un espacio para entregar alimentos a los m谩s necesitados a partir de donaciones de los vecinos y apenas las medidas se flexibilizaron, volvieron todas las actividades.

鈥淟a particularidad de que est茅 en una plaza es que invita a que sea un punto de constante participaci贸n e intercambio con quienes vienen y se nuclean ac谩. Es un lugar que en la memoria colectiva tiene mucha existencia, porque es parte de la identidad del barrio鈥, concluy贸 Juan Mart铆n Chipano.