|

Denuncian violencia institucional en la Villa 21 de Barracas

Integrantes del Colectivo La Garganta Poderosa denunciaron la demora arbitraria y torturas a dos de sus integrantes por parte de la Prefectura en la Villa 21.

Detallan que el pasado sábado 24 de septiembre a las 23.30 hs. Ezequiel de quince años fue a saludar a su abuela que vive, al igual que él, en la Villa 21 de Barracas y cuando volvía a su casa fue interceptado por la Policía Federal. Lo pararon, lo revisaron y no le encontraron nada. Esa secuencia la vio su amigo Iván de 18 años y se acercó; también lo revisaron, pero no le encontraron nada. Ambos comparten su militancia en las asambleas de la Garganta Poderosa.

Cuando se fueron los interceptaron tres patrulleros de la Prefectura y los acusaron del robo de una campera y los llevaron a la garita que tiene esa fuerza en la intersección de Osvaldo Cruz e Iguazú, donde los encapucharon y los “molieron a palos”, luego los subieron a otro patrullero y los trasladaron al Camino de Sirga, a la vera del Riachuelo, también en la Villa 21. Allí los obligaron a hacer flexiones de brazos con los oficiales encima de ellos, los quemaron con cigarrillos, amenazaron con cortarlos con un cuchillo, los esposaron a un poste y les gatillaron para hacer un simulacro de fusilamiento, dispararon al aire y, antes de decirles que se vayan corriendo sin mirar atrás los más rápido posible, les robaron todo.

Los efectivos fueron identificados y detenidos, pero igual Iván Navarro decidió aceptar la invitación a un programa de televisión para denunciar la situación que vivió y que viven cientos de jóvenes en los barrios pobres de la Capital Federal.

Cuando regresó al barrio intentó distraerse jugando a la pelota en el club Juventud Unida que está a pocas cuadras de su casa. De regreso a su vivienda vio cómo dos prefectos golpeaban a un pibe contra la pared de la Casa de la Cultura. Se acercó para mirarles la identificación y escuchó los motivos del hostigamiento: “Ahora van a cobrar todos, por habernos escrachado en los medios”. Cuando los prefectos notaron su presencia, Iván les dijo que no le hicieran nada al pibe porque fue él quien los denunció; lo prefectos lo putearon y se le fueron encima y lo empezaron a correr.

“Y sí, otra vez, ahora, ya, agitado, nervioso y cargado de impotencia, entró a su casa con el último aliento, mientras un prefecto lo perseguía e intentaba sacar su arma. Si no corría, lo mataban”.

“Los pibes no quieren salir porque después de 10 días de que empezaron las torturas, esta película de terror no parece frenar” contó uno de los integrantes de La Garganta Poderosa a Abran Paso.

El jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta presentó un proyecto de Ley para crear la nueva Policía de la Ciudad de Buenos Aires. Los integrantes de las organizaciones que denuncian la violencia institucional participarán del debate. Será una instancia determinante para empezar a revertir esta situación.