|

“El conflicto de los manteros necesita una solución política”

El coordinador del Programa Contra la Violencia Institucional del Ministerio Público de la Defensa, Demián Zayat, describió la violencia que viven los vendedores senegaleses en los allanamientos a sus domicilios y presentó una propuesta para solucionar el conflicto.

Los allanamientos a los senegaleses se dan en el marco de una causa compleja que investiga la Fiscalía de la Ciudad. Se entiende que, a partir de lo que dice la segunda parte del artículo 83, referido a la organización venta ambulante, se puede efectuar tareas de inteligencia a un colectivo determinado, que consisten en fotos, seguimientos y contactos de teléfono de las personas, que lo único que tienen en común es ser negras. Así se llegó a los 27 allanamientos de principio de junio de este año, aunque en diciembre y enero ya se habían realizado otros más.

Zayat describe que en esos allanamientos entran los policías a los domicilios de los senegaleses, a los gritos, con escopetas, mientras están durmiendo; los levantan aunque estén en piyama o semidesnudos y los juntan en el patio de la casa que alquilan sin explicarles nada. Luego, les secuestran todo lo que se encuentra en el domicilio, mercadería, ropas rituales que trajeron de Senegal y dinero de sus billeteras. Los dejan sin plata y sin saber cómo hacer para comprar comida para ese día.

“En los últimos allanamientos lo novedoso fue que también se realizaron en locales comerciales y sacaron tres camiones containers de mercadería, pero lo que más se investiga es la venta ambulante”, contó el funcionario.

La conclusión de los hechos deja preocupación e incertidumbre. A los senegaleses no los dejan trabajar en la calle, no están seguros en sus viviendas porque pueden ser allanadas en cualquier momento, y no están seguros en los locales que alquilan. “Es una persecución con muchos recursos estatales para perseguir a esta comunidad, simplemente por vender en la vía pública, cuando lo único que tienen en común es su color de piel”, destaca.

La intervención del coordinador del Programa, en el marco de una reunión que se realizó en la Legislatura para debatir la problemática de la comunidad africana, dejó una propuesta para solucionar este conflicto. Los afectados piden un ámbito donde puedan dialogar con las autoridades para ver porqué suceden estos allanamientos, qué es lo que proponen y cómo se puede intentar solucionar el conflicto.

“Pienso que no sólo debería estar Seguridad, sino también, Espacio Publico, la Fiscalía y la Defensoría de la Ciudad. Quizás la Legislatura sería un buen ámbito para armar esa mesa”, sostiene Demián Zayat en relación a la conformación de esa mesa, y concluye diciendo: “El conflicto va a seguir escalando sino se le da una solución política”.