|

ENFRENTAMIENTOS EN CHACO

La policía de Chaco reprimió violentamente a organizaciones sociales de originarios y criollos en Castelli. El saldo fue un qom muerto, decenas de heridos y un centenar de detenidos. Tres días después la presidenta dijo que este gobierno no reprime “a un solo argentino”.

La policía de Chaco reprimió violentamente a organizaciones sociales de originarios y criollos en Castelli. El saldo fue un qom muerto, decenas de heridos y un centenar de detenidos. Tres días después la presidenta dijo que este gobierno no reprime “a un solo argentino”.

Fue el  pasado miércoles 22/5, el mismo día que el gobierno de la provincia firmó el acuerdo con los docentes chaqueños, tras 50 días de paro. En Castelli, la policía de Chaco reprimió violentamente a organizaciones de desocupados y campesinos pobres (qom y criollos) que protestaban sobre la ruta 95. El corte fue contra la decisión de la ministra de Desarrollo Social de Chaco Beatriz Bogado de sacarles la distribución de bolsones de mercadería a las organizaciones sociales y a los pueblos originarios.

La respuesta fue desalojar la ruta. Ese día hubo varios episodios represivos, a la madrugada primero y luego por la tarde. La represión fue violenta y con saña, persiguiendo a los manifestantes incluso hasta sus casas y dentro del hospital de la zona. La policía también destruyó e incendió las motos de los manifestantes, uno de sus principales medios de transporte. Fue una verdadera cacería humana en la que hubo más de 50 heridos, casi 100 detenidos y un muerto, el qom Florentino Díaz. Los medios y las autoridades locales dijeron que había muerto en un accidente de tránsito (claro, murió en su motocicleta mientras intentaba  huir de los palos y balas de goma, perseguido por la policía).

Los detenidos denunciaron maltratos y humillaciones en la división de la Policía Rural donde se encontraban detenidos. El 23 de mayo, producto de la lucha del pueblo de Castelli y la solidaridad los detenidos fueron liberados.

El gobernador Capitanich, al regresar de Europa donde se encontraba de viaje, debió  reunirse con representantes de las distintas organizaciones en la misma ruta 95 donde se le entregó un petitorio. El conflicto sigue abierto en la provincia.

Cuando la presidenta en el acto del 25 de mayo dijo que en su gobierno no hay represión, se olvidó de mencionar este salvaje acto represivo en la provincia de su socio Capitanich.