|

Rechazo a la reforma educativa en la Ciudad

Estudiantes secundarios tomaron 16 colegios porteños y vuelven a las asambleas en rechazo a la reforma de la Currícula Técnica impulsada por el Ministerio de Educación de la Ciudad en base a la normativa del Gobierno Nacional y el Consejo Federal de Educación.

Estudiantes secundarios tomaron 16 colegios porteños y vuelven a las asambleas en rechazo a la reforma de la Currícula Técnica impulsada por el Ministerio de Educación de la Ciudad en base a la normativa del Gobierno Nacional y el Consejo Federal de Educación.

Este plan de reforma se desarrolló de manera inconsulta, restando horas específicas de formación técnica y sumando 200 horas de Prácticas Profesionalizantes, para atar aún más la educación a los intereses privados, según denuncian los estudiantes. Exigen la derogación del decreto 1.374 que promovió el gobierno nacional, que establece un régimen de pasantías gratuitas para todo el nivel secundario.

 

Santiago Carrillo, integrante de la comisión curricular de la carrera de ingeniería industrial,  parte del centro de estudiantes de ingeniería y especialista en educación técnica explica qué consecuencias tiene la reforma de la Currícula Técnica, y en qué consiste la ley de educación técnico profesional:

“Lo que aparece en algunos medios es que hay una ley nacional que plantea la homologación pero nunca explican de que se trata. En el año 2005 se hizo la ley de educación técnico profesional que regula la educación técnica secundaria y superior terciaria. Lo que plantea la ley es que en el tema currícula, para tener validez, tienen que realizar un proceso por el cual el Instituto Nacional de Educación Tecnológica (INET) tiene que evaluar a ver si la currícula de cada provincia cumple con los requisitos mínimos que tienen en el país. Esos requisitos mínimos los realiza el consejo federal de educación que es un organismo en el cual están representados el ministro de educación nacional Sileoni y todos los ministros de cada provincia. O sea que ahí están metidas las universidades y la CONEAU que tanto debate están generando en arquitectura e ingeniería.  Esos son los que elaboran todos los requisitos, que para la escuela técnica por ejemplo plantean que tiene que hacer ciertos mínimos en la cantidad de horas de cada tipo de formación. En la formación técnica tiene que tener un mínimo de 2000 horas y en la humanística también, lo cual le da la misma importancia a la formación técnica que a la formación general de la secundaria. Además agregan otro mínimo que son las 200 horas de prácticas profesionalizantes, que es muy parecido a lo que esta implementándose en la UBA con resistencia de los estudiantes. “

“El mínimo que impone el consejo federal son nada mas que 2000 con lo cual permite que un gobierno como el de Macri recorte un montón de horas de formación técnica que es de hecho lo que hizo el gobierno de la ciudad. No te garantizan que se mantenga un mínimo de formación técnica que es muy necesario si vos queré crear técnicos para desarrollar tecnología e industria para el país.”

Las horas de formación humanísticas eran menos a 2000 por lo tanto el gobierno de la ciudad dice tengo que sacar horas para agregar esas y eligieron sacar horas de la formación técnica. Además con estos mínimos el turno noche que no tiene muchas horas no puede seguir existiendo. Empieza a las 19 y termina a las 23 y son para los que laburen, el INET y el gobierno nacional según las leyes vigentes hoy no puede seguir existiendo. No alcanza la carga horaria para tener esas horas de formación general. Una opción de algunos docentes lo que quisieron hacer es mantener el total de horas técnicas (2600 horas). Entonces para meter más horas humanísticas sería necesario agregar días en contraturno y horas de cursada al total del plan de estudios. Eso implica que tenés que tener aulas y docentes para dar las materias. Lo que algunos decían es que la gente que labura, que sale a las 6 y entra las 7 tiene que hacer las materias técnicas en la escuela y las materias humanísticas que tienen que agregar es a distancia por internet en algún momento de la vida. Esta no es una solución en el aspecto general.

Hay dos aspectos, uno es la falta de democracia de como se viene manejando esto y es la causa principal por los que los estudiantes vienen reclamando. Y el otro es por el contenido de las reformas, que es algo que también hay que discutir. El problema de agregar horas es que los mismos docentes y directivos de los colegios dicen que no alcanza la infraestructura edilicia para agregar esos turnos. El problema es que las 2000 horas no las discutió nadie. Las discutieron algunos tipos en el consejo federal pero no parte en que hay problemas en la educación técnica que hay que resolverlos, lo único que te dicen es que es una ley sagrada que hay que cumplir pero ninguno de los integrantes de las escuelas técnicas al menos de la capital lo pudo debatir a ver si era bueno o malo o en función de que técnicos quieren formar.

Las opción alternativa a estas soluciones de recortar contenidos técnicos para incluir contenidos humanísticos o agregar mas horas para defender los contenidos técnicos es no aceptar la homologación, porque “los lineamientos que tienen no están puestos en función de mejorar la educación técnicos.” como sostiene Santiago Carrillo.

Hay compañeros de la agrupación “A martillazos” que dicen que hay que poner en cuestionamiento  toda la ley técnico profesional porque tiene otros problemas que no son solo de las currículas. Por ejemplo el presupuesto para docentes, no docentes e infraestructura siguen dependiendo de las provincias  con lo cual las que tienen menos recursos pueden tener peores escuelas (ejes de la ley federal de educación implementada en los años 90 a contramano de lo que sucedía antes cuando las escuelas todas eran nacionales, dependían del presupuesto nacional y esto se mantiene con la ley de educación técnico profesional). En la escuela técnica una parte fundamental son los talleres y laboratorios. El financiamiento de eso lo maneja el INET que son los mismos que exigen la homologación. Esos talleres y laboratorios necesitan instrumentos que algunos hoy en día los tienen que comprar las familias de los pibes. Todos los materiales del laboratorio los bancan la familia o cooperadora que es plata que ponen las familias. Y para conseguir un torno o cualquier instrumental nuevo para el laboratorio temes que elaborar todo un tramite burocrático que se llama planes de mejora, mediante el cual le pedís al gobierno a ver si te aprueba el plan. O sea que es como que vos temes que ir al programa de Tinelli a bailar y si bailaste bien te dan el instrumento o no, o se lo dan al problema con lo cual se terminan peleando entre ellas para ver quien recibe el financiamiento.

Ya conocemos al gobierno de Macri, no es un gobierno que quiera dialogar. Las veces que intentó dialogar fue siempre antes de una movilización o toma y fue para desarticular la medida de lucha. Mi opinión es que ir a fondo con el reclamo y presionar al gobierno para que desapruebe la reforma. La única forma para que no lo implemente es que sea más costoso para él políticamente tener 30 colegios tomados que dar de baja esta implementación.

El gobierno de la ciudad y nacional se ponen de acuerdo con este tipo de leyes. Los técnicos que necesitan formar para este modelo no son técnicos que puedan desarrollar de cero un avión, un auto, un torno. Son técnicos que quieren formarlos solamente para ensamblar partes que vienen de afuera, para armar o retocar algún equipo que viene de afuera porque la matriz que tiene este país es la exportación de soja y China que nos exige que los trenes se los compremos a ellos en vez de producirlos acá. Y las otras industrias importantes son la automotriz que también es ensamblado de 80% de partes importadas al igual que el BlackBerry, el celular, la notebook. La batería dice “hecha en china” se ensamblan en tierra del fuego pero en realidad lo principal del valor agregado que tienen todos esos productos se hacen afuera.

Las doscientas horas de prácticas profesionalizantes es como una materia obligatoria que son necesarias para que el INET apruebe la homologación. La ley es amplia y dice que la pueden hacer en escuelas en algún taller o pasantías, empresas. Cuando los chicos se quejaban porque no las querían la trataban de calmar diciendo “no te preocupes que haces algún plano para el colegio”. La realidad es que por la cantidad de egresados que hay cada año no alcanza el lugar para que todos hagan eso. O sea que siempre hay una parte que terminan que laburar en alguna empresa como pasante o gratis porque si estas obligado a hacerlo para recibir el titulo van a elegir no pagarle. Con lo cual ellos se garantizan de las 38 escuelas de capital un montón de pibes cada año que van a estar obligados a ir a trabajar algún lado para recibir el título.”