|

Los manteros de Once iniciaron un plan de lucha

Lo iniciaron los vendedores ambulantes de Balvanera, quienes trabajan en los dos galpones que fueron trasladados por el gobierno de  Horacio Rodríguez Larreta.

Desarrollaron una olla popular en una carpa levantada en plaza Once desde el diez de enero, día del desalojo de los manteros de Once.

Los trabajadores se auto convocaron a partir de las 10 hs. La actividad se desarrolló durante todo el día. Acompañaron manteros y vendedores ambulantes de otras zonas que desarrollan la actividad en la Ciudad.

Luego de siete meses de construidos los galpones en Once como solución para los vendedores de Once, de 875 trabajadores hoy sólo quedan poco más de 400.

La falta de ventas hizo que muchos volvieran a la calle, entre 180 a 200  fueron expulsados por ser descubiertos vendiendo en las calles.

Los predios al día de hoy fracasaron y no dieron solución según la promesa del Jefe de Gobierno, y se incrementó la represión con vendedores que se llevaron presos y recibieron heridas y que sólo buscan un dinero para sobrevivir.

También están los vecinos que no acuerdan con la venta callejera: “creemos que este es el momento de salir a la calle para reclamar nuestro derecho a conservar el espacio público libre de mafias. Los vecinos vemos con preocupación y asombro la existencia cada vez más numerosa de vendedores ilegales en las calles de nuestro barrio, muchos de ellos ocupando el espacio público con la suficiencia de quien es amo y señor. Vecinos: solo nosotros podremos parar definitivamente esto. Es el momento de organizarnos o en un par de meses volverán a cubrir nuestras veredas”, afirmaron desde la organización Buenos Vecinos Balvanera.

Por eso también realizarán una movilización en la vereda de la Estación Once sobre Av. Pueyrredón, sin corte de calle, y de forma pacífica. Vecinos con carteles, ubicados sobre la vereda, evitando toda confrontación con los manteros.

“El objetivo es llamar la atención de las autoridades que están haciendo oído sordos y mirando para otro lado, mientras las organizaciones ilegales vuelven a ocupar nuestras calles y veredas”, agregaron los convocantes.

Todo parece indicar que los próximos meses estarán marcados por nuevos conflictos, que necesitaran de nuevas propuestas para solucionar los derechos y necesidades que están en juego.