|

Piñas van, piñas vienen, Metrovías se entretiene

“En todos estos años de subsidios, el servicio ha empeorado y la única beneficiaria con el aumento de la tarifa fue Metrovías. En esta pelea ficticia Metrovías queda a un lado y sigue ganando plata, ya sea en forma de subsidio o boleto que entra al grupo Roggio” advierte Rafael Gentili, diputado porteño por Proyecto Sur.

El histórico paro de subtes levantado el lunes por la noche no solucionó los conflictos de fondo. Los metrodelegados no resolvieron el problema salarial, y el enfrentamiento entre Nación y Ciudad continúa. Metrovías continúa intacto.

Rafael Gentilli, quien elaboró un informe de la gestión de Metrovías, que está al frente del subterráneo hace más de 17 años, contó en Abran Paso algunos puntos del mismo y las bases de la concesión de dicha empresa:
“Es una concesión que la base jurídica está hecha para tener un concesionario pobre con una accionista que con esa concesión gana mucha plata, un mecanismo es el subsidio, donde la tarifa se congela, y se abre una cuenta directa con el Estado a partir de los costos de operación que los define la propia empresa. Y en el caso del subte, los negocios que están montados, como la venta de publicidad, el alquiler de locales, todo eso mas otros mecanismos perversos de las concesiones como es el hecho de que el dueño de la concesión (grupo Roggio) le cobre un canon a Metrovías como un supuesto asesoramiento, cuando está claro que tiene la concesión porque se supone que saben algo entonces está dentro de la concesión misma este asesoramiento, y se genera sin embargo este costo que pagamos todos y que sale de Metrovías que este año termina siendo 20 millones de pesos. Este es un esquema donde siempre gana el privado y perdemos los usuarios.
En todos estos años de subsidio, el servicio ha empeorado y la única beneficiaria con el aumento de la tarifa fue Metrovías.  Este conflicto es creado por Macri al no hacerse cargo de algo clave para la autonomía de la Ciudad como es el manejo del subterráneo y también por el Gobierno Nacional de aplanar la realidad y querer sacar una confrontación con el macrismo. En esta pelea ficticia Metrovías queda a un lado y sigue ganando plata, ya sea en forma de subsidio o boleto de subsidio que entra al grupo Roggio.”

El informe “Negocio subterráneo: deficiencias en la regulación de Metrovias S.A.” en la conclusión dice que el traspaso del contrato a la orbita de la Ciudad de Buenos Aires implica la discusión de un nuevo marco regulatorio, integrado por medidas tendientes a hacer más transparente la prestación del servicio, abarcando todas las actividades directas e indirectas que se desprenden de la operación, y propone un análisis sobre nuevas posibilidades de explotación y regulación, estudiando la factibilidad de otorgarle a la empresa estatal subterráneos de buenos aires la totalidad o parte de la explotación del servicio.

“HabrÍa que rediscutir una empresa que tenga participación de los trabajadores en la dirección de la empresa pero que también tenga un control más directo de los usuarios del servicio porque hay que pensar un nuevo modelo de empresa pública. El compromiso de los metrodelegados es mucho mejor del que tiene la UTA, entonces podemos pensar una empresa de servicio público con compromiso de los trabajadores que son los que diariamente sostienen el servicio y con control de los trabajadores. Hay que partir de la base que por mucho tiempo quiza 10 años, al subte habrá que ponerle mucha plata y muchos recursos públicos para recuperarlo y para modernizarlo. Entonces si la plata la vamos a poner los ciudadanos de Buenos Aires básicamente y los usuarios tenemos que tener un control de lo que esta sucediendo.”

-El Gobierno de la Ciudad suele contestar que no hay fondos para hacerse cargo de los subterraneos ¿se maneja un caudal de dinero que permita esto?
“Eso es una autoimputación. Porque el macrismo firmó un acta donde ellos mismos aceptan que la Nación no ponga un peso más en el 2013 en el subterráneo. Un acta que en un principio nosotros no estábamos de acuerdo, creemos que ahí habría que haber peleado mejores condiciones de la ciudad en cuanto a mejoras en los aportes de Nación. La ciudad tuvo plata para hacer la Policía Metropolitana gasta hasta hoy  800 millones de pesos, tiene plata para nombrar a 51 jueces mas que va a pagar la ciudad. ¿y no tiene plata para los subtes? Es un discurso que no resiste el menor análisis. La clave ahí es evitar que uno se endeude y que después las obras no se realicen. Porque macri ya se endeudó por el subte y no hizo las obras. El promedio de construccion de subte del macrismo es el más bajo, contruyó menos que Ibarra.
Claramente el subte como la basura, educacion y salud son temas metropolitanos, no solo son problemas de la Ciudad de Buenos Aires. Entonces hay que pensar en organismos supraregionales (de la región metropolitana) que resuelvan estos temas.
En la Ciudad de Buenos Aires tendrán que ponerse blanco sobre negro los intereses de cada parte y las compensaciones de costos que tiene cada parte sin olvidar que la Ciudad de Buenos Aires con respecto a otras provincias tiene un ventaja competitiva en terminos de recursos.
Todas esas cosas hay que hacerlas pero no se puede hacer un marco de disputa y de pirotecnia verbal, sino en un marco de cooperación y pensar que la principal preocupación del  gobernante es solucionarle problemas al argentino, no crearle problemas.”