|

Reapertura del Centro Gallego de Buenos Aires y reclamos de los trabajadores

El martes pasado se realizó la reapertura de la centenaria institución con una gran cantidad de concurrencia.

El Centro Gallego reabrió sus puestas con un concurrido evento en el que estuvieron presentes directivos de BASA y Grupo Olmos, representantes del Ministerio de Desarrollo de la Nación, del Gobierno de la Ciudad, el titular de PAMI, afiliados históricos, médicos y trabajadores de todas las áreas.

“El objetivo es recuperar, lo antes posible, todos los servicios. Si bien hay servicios que nunca dejaron de funcionar como la atención de Guardia, se habilitarán áreas de Internación Clínica. El Centro Gallego se pone en marcha a pleno”, informaba un video institucional proyectado durante la reapertura.

Con un corte de cinta antes de abrir sus puestas y el descubrimiento de una placa de inauguración que indicaba la reapertura con fecha junio de 2019, dieron inicio al evento en el gran salón principal de la planta baja del edificio.

Hicieron uso de la palabra la doctora Alicia Canga, gerente médica de BASA, la doctora Inés Crestar, representante de los asociados, Raúl Olmos, CEO y fundador de Grupo Olmos y Sergio Cassinotti, titular de PAMI. En el mensaje de todos los disertantes estaba presente el compromiso de dar una atención de excelencia y asistir a los miles de asociados de la histórica institución y a afiliados del PAMI. 

Por su parte, los trabajadores nucleados en el nuevo Sindicato de la Salud consideraron que su lucha dio sus frutos. Lograron que el Centro Gallego siga siendo un hospital y no un emprendimiento inmobiliario.

Actualmente, están reclamando una reunión con el nuevo gerenciamiento del Grupo Olmos porque la nueva gestión desconoce derechos establecidos por el Convenio Colectivo de Trabajo 103/75 aún vigente: Aumentó la cantidad de horas de trabajo en algunos sectores, modificó turnos de trabajo en forma compulsiva a muchos trabajadores, realizó quita de la comida a mucamas, que es un viejo derecho adquirido del sector, y pagó salarios parciales sin entrega de recibos a solo dos empleados.

“Los primeros en cobrar fueron los trabajadores que colaboraron con el vaciamiento del hospital y con la estafa laboral a más de 800 trabajadores, haciéndoles firmar un retiro voluntario que nunca se pagó”, afirmó la enfermera Yolanda Guitian en diálogo con Abran Paso. Según manifestó, son los trabajadores que responden a Héctor Daer que actualmente se los ubicaron en puestos jerárquicos para continuar persiguiendo a los trabajadores. 

Guitian sostuvo que reclaman también al Grupo Olmos la reincorporación de Jaquelín Mendoza, “trabajadora despedida con argumentos falsos, por los funcionarios que destruyeron al Centro Gallego y todavía continúan en el Hospital en funciones desconocidas, todos pertenecientes a la anterior intervención”.

Existen reclamos explícitos de los trabajadores que estuvieron al frente de la lucha para que el hospital no se cerrara. Piden a las actuales autoridades que la reactivación de la institución se realice con plenos derechos de los trabajadores.