|

Trabajadores textiles acampan para mantener su fuente de trabajo

Forman parte de la empresa Mónica Mariel Bolo, quien cerró sus puertas sorpresivamente dejando en la calle a 85 familias y adeudando dos meses de sueldo. La fábrica, ubicada en parque Chacabuco, produce mercadería para Montagne, Stone y Cheeky, entre otras marcas.
A dos semanas de las fiestas, y en medio de un diciembre conflictivo para los porteños, los trabajadores de la empresa textil Mónica Mariel Bolo, ubicada en Zañartu 607, tiene pocos motivos para brindar. En medio del acampe que instalaron en la puerta de la fábrica, denuncian que fueron estafados. “Nos engañó la dueña” comentan con bronca. Y aseguran que la empresa dejó a 85 familias en la calle, adeudándoles dos meses de sueldo y violando todo derecho laboral, ya que, para pero se les impidió el ingreso a su puesto de trabajo sin previo aviso.

“A partir de esto decidimos acampar en la puerta de la fábrica en resguardo de la fuente laboral como garantía de que nos pague lo que nos debe” asegura Lourdes, una de las trabajadoras. “Como no tenemos ninguna respuesta de la dueña de la fábrica ni de las marcas para las que trabajábamos, que son Montagne, Cheeky, Prestige, Stone, estamos obligados a continuar con el acampe.

Hasta el momento, de parte de la empresa no hubo ningún comunicado y tampoco intervino ningún funcionario. Pero quienes sí se pronunciaron fueron algunas de las marcas señaladas de trabajar con la textil Bolo. “Ante el comunicado de la marca Montagne donde declara que su producción estaba realizada en fabricas habilitadas por el gobierno de la ciudad, nos pronunciamos informando a la población que las condiciones de trabajo en la fabrica de Mariel no cumplian con las normas básicas de seguridad, higiene e infraestructura. Obligándonos hacer los trabajos de limpieza y mantenimiento ( limpieza de baños, pisos, etc)” aseguraron rápidamente los trabajadores a través de un comunicado
Mientras se producen estos cruces, 85 familias aguardan una respuesta para poder pasar las fiestas en familia y no en la puerta de un lugar que, en este momento, solo les trae bronca.