|

Una respuesta para los vecinos sobre el predio de Ayacucho y Perón

Más de un mes después de solicitarlo, el Consejo Consultivo de la Comuna 3 recibió la contestación de la Defensoría del Pueblo sobre la tierra que los ciudadanos quieren destinar a un espacio verde. Por Ximena González.

El pedido de una plaza en la esquina de Ayacucho y Perón en Balvanera surgió hace varios años, cuando cerró una estación de servicio muy grande que allí se ubicaba. Esa demanda se canalizó, principalmente, a través del Consultivo Comunal, quienes comenzaron a percibir el año pasado que había movimiento en el lugar, a pesar de que para construir allí primero deben realizarse una serie de estudios del suelo por el riesgo que implican los restos de combustibles. 

“Antes de fin de año, repentinamente, cuando estábamos en este proceso, aparece una empresa demoledora. Demolieron la vieja estación de servicio, removieron cañerías y escombros y surgió olor a combustible. Incluso hubo fuego y humo en un sector y los vecinos denunciamos el hecho a la Agencia de Protección Ambiental y a la Defensoría del Pueblo”, comentó Raúl Fusco, habitante de Balvanera.

El 23 de diciembre le enviaron una solicitada a la Defensoría del Pueblo para conocer el estado de situación del emplazamiento y seis días después, el organismo envió un oficio al Gobierno de la Ciudad. La respuesta llegó el 21 de enero: “En el día de hoy se ha recibido parte de la documentación solicitada a la Dirección General de Evaluación Ambiental (DGEVA), en relación al terreno de Ayacucho y Tte Gral Perón”, informó por mail Martina Miranda, Coordinadora Operativa de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la entidad.

La nota adjunta en el correo, firmada por la titular de DGEVA María Luján Azcurra, explicaba que a través de la Resolución N°326/APRA/13 se inscribió al predio como Sitio Potencialmente Contaminado a nombre de Petrobras Argentina y que allí se realizaron los Estudios Hidrogeológicos y tareas de remediación correspondientes. También sostenía que la tierra recibió el Conforme de Recomposición Ambiental (CRA) y que no requiere de acciones adicionales, asociadas a procesos de recomposición ambiental, más allá de las llevadas a cabo.

“El CRA fue analizado y otorgado para el uso: subsuelos con destino estacionamiento, actividad comercial en planta baja y viviendas por encima de ese nivel” concluía el escrito. Sin embargo, los vecinos seguirán luchando porque allí se abra un lugar verde y público, que pueda ser utilizado por todos.

Al respecto, Raúl contó: “En toda esa zona no hay un parque, hay decenas de manzanas que son puro cemento, lo que indica que no hubo ni hay una planificación urbana que contemple espacios verdes. Todos las superficies se destinan al negocio inmobiliario. La Comuna 3 tiene 40 cm2 de espacio verde por habitante (medida en la que se cuentan lugares como Plaza Once), mientras que otras ciudades de Argentina y del mundo tienen más de 10 m2. La pandemia mostró más que nunca la necesidad de estos sitios y también demostró lo mal que vivimos”.

Asimismo, apuntó que el Consejo Consultivo tomó esta temática y la debatió en sus comisiones de trabajo. De allí salió la iniciativa de hacer jornadas de concientización sobre la importancia de tener parcelas verdes, que ya lleva tres ediciones, donde juntaron centenares de firmas en un petitorio solicitando la plaza. “Fue muy interesante ver cómo bajaban los vecinos a firmar mostrando la necesidad y a la vez la distancia que existe con las obras inconsultas que realiza el Gobierno de la Ciudad y los millones de dólares gastados absurdamente en las veredas”, enfatizó.

A la vez que agregó: “Más allá de la contaminación que tiene una solución técnica, queremos un parque allí, que los comuneros que nunca se acercaron se comprometan con este proyecto, que el GCBA que tiene un presupuesto multimillonario tome el ejemplo de las grandes ciudades europeas donde el Estado compra terrenos privados para destinarlos a este fin. Hace falta un plan para desarrollar a 10 o 20 años y no insistir con un proyecto de construcción y negocios de torres y megatorres que nos afectan en todo sentido, nos quitan el sol, la luz, el aire, la electricidad, el agua. ¿No tenemos derecho a tener espacios verdes?”.

Por último, invitó a todos los habitantes de la Comuna 3 a sumarse al consejo para seguir debatiendo cómo continuar con esta lucha y sobre otras problemáticas de Balvanera y San Cristóbal. Para comunicarse con ellos se los puede encontrar en redes sociales o enviarles un mail a consejoconsultivoc3@gmail.com.