|

Arreglaron las luces en la Manzana 66 / Luego de reiterados reclamos de los vecinos, el Ejecutivo porteño reparó las fallas

Se arreglaron las luces que faltaban en la manzana 66, que eran las luces intermedias dispuestas en las veredas ubicadas en las avenidas Jujuy y Belgrano. Si bien las luces funcionan siguen siendo escasa la iluminación en toda la plaza.  

“No están acorde a los pliegos de licitación y el Gobierno nos dijo que se van a agregar ocho luces más en el centro para iluminar mejor la plaza. Pasaríamos de 12 a 20 lámparas”, contó Alberto Aguilera de la Red de Vecinos Manzana 66 a Abran Paso.

Desde la Red aseguran que todavía no se cumplieron varios de los objetivos prometidos: Falta el Punto Verde para que se pueda reciclar los residuos, aun no se instaló la Estación Saludable como espacio de prevención de la salud, tampoco la estación de Ecobici -sistema de uso de bicicletas compartidas gratuitas y no existe  WiFi libre.

Con respecto al cuidado de la plaza, no se garantiza la seguridad en la zona, no se designaron guardaparques y hay problemas con el riego en la parte central.

Una novedad positiva importante se vincula con la construcción de la Escuela. Los vecinos alertaron que faltaba el cartel de obra y el Gobierno ya lo colocó. Esta semana comenzaron los trabajos de excavación en el sector. “Es una buena noticia para nosotros porque se va a terminar para el comienzo del ciclo lectivo del año que viene. En marzo del 2020 va a estar lista para cubrir las vacantes del Jardín del Hospital Ramos Mejía”, sostuvo Aguilera.

La Plaza Manzana 66 se inauguró antes de lo previsto en los últimos días del año pasado. La obra no estaba terminada, pero el Gobierno porteño decidió realizar la apertura para permitir que los vecinos disfruten del espacio durante el verano.

Mientras tanto, la empresa a cargo de la licitación continúa con diversas tareas y los problemas están a la vista. Uno de los fundamentales es que el mantenimiento de la plaza no está a cargo de quien debería hacerlo, la Comuna. Tareas fundamentales como la limpieza son asumidas por la empresa que construye la plaza, pero no es su función y no fue contratada para eso. Solo puede garantizar la higiene de la obra, pero no de un espacio verde abierto al público, donde las tareas requieren de otros tipos de cuidados y una infraestructura mayor.

Los vecinos esperan que esto se resuelva próximamente, cuando se finalice la obra de la plaza y se entregue el espacio a la Comuna.