|

Autoridades de la UBA desalojaron la oficina de la Asociación Docente AGD-FADU

FADU-UBA. Entre el  20-5  a la noche y la mañana del día siguiente, sin previo aviso, violentando la cerradura vaciaron la oficina de la AGD-FADU.
A lo largo de casi 10 años ese fue el lugar al que recurrieron cientos y cientos de docentes para plantear sus problemáticas, necesidades e inquietudes, sus cargos recortados e innumerables formas de precarización en una Facultad donde al 50% de los docentes se les niega su salario –trabajan “ad-honorem”– y la gran mayoría del 50% restante cobra salarios inferiores a los cargos que realmente ejercen. Fue en la AGD-FADU donde encontraron una herramienta para organizar las luchas que venimos protagonizando todos estos años.

Ladran Sancho…
La lucha en unidad docente y estudiantil de la FADU logró durante años resistir el avance de la Ley de Educación Superior de los ‘90 y su instrumento, la CoNEAU. Sobre la base de un gobierno profundamente antidemocrático, las actuales autoridades lograron avanzar en el claustro de profesores y con ese impulso iniciaron en el 2013 el proceso de acreditación a la CoNEAU.
Estas autoridades –que se precian de “plurales”– no pueden, según sus planes, tener una Asociación Docente que viene luchando sistemáticamente junto a los estudiantes contra la precarización a la que les someten, por la derogación de la LES, por más presupuesto y por una formación de profesionales al servicio de las mayorías populares.
Estas autoridades necesitan un gremio como ADUBA, eternamente oficialista, que jamás defendió a un sólo docente de la FADU, que directamente impide a los ad-honorem afiliarse, que cada año entrega salarios firmando lo que el Gobierno nacional le ponga adelante. Y, como si fuera poco, paga los sueldos de una Carrera de Posgrado con los aportes de sus afiliados (muchos de ellos fueron afiliados compulsivamente), una Carrera en la que se baja abiertamente una línea pro LES y CoNEAU.Hasta el momento los docentes desconocen qué hicieron con el material que había en la oficina y las autoridades se niegan a dar respuestas.
Aunque intenten silenciarlos la voz de los docentes no se callará. Demandan a las Autoridades de la  UBA, la  restitución del espacio y los bienes de los docentes sustraídos de  la oficina de la AGD-FADU.