|

Avanzan varias reformas en el Parque de la Estación

Cambiaron el sistema de riego, colocaron césped nuevo e instalaron una atracción multiuso en el patio de juegos infantiles. Por Juan Manuel Castro
Riego para el nuevo césped del Parque de la Estación. Foto Juan Manuel Castro.

Cambiaron el sistema de riego, colocaron césped nuevo e instalaron una atracción multiuso en el patio de juegos infantiles. Por Juan Manuel Castro

En la actualidad, autoridades porteñas y comunales llevan adelante una serie de obras para acondicionar varios sectores del Parque de la Estación (Gallo y Perón), en el marco de una temporada que lo tiene de protagonista como sede de varios eventos culturales al aire libre.

El sábado 23 de octubre se celebró la fiesta Abasto Cultural con más de 7.500 personas que disfrutaron espectáculos al aire libre en seis escenarios en torno a calles locales peatonalizadas. El anfiteatro del Parque fue uno de los epicentros y adelanta una seguidilla de fines de semana con propuestas culturales de la mano del programa Abasto Barrio Cultural (Ministerio de Cultura de CABA).

Las mejoras en el Parque son un pedido de larga data de los vecinos que integran la Mesa de Trabajo y Consenso (MTC) del pulmón verde. Han enviado sucesivas notas a distintas autoridades porteñas y bregan de forma constante para el mantenimiento cotidiano, para evitar su deterioro.

Este medio recorrió el lugar y apreció cómo se lleva adelante un proceso para colocar panes de césped en varios sectores, que debido al uso constante habían quedado en tierra pura.

Asimismo, se instalaron nuevos sistemas de riego automático para evitar que el pasto se reseque. Se colocó una serie de rociadores sobre el cantero central, entre el patio de juegos infantiles y el anfiteatro.

También se fijaron varias mangueras de riego sobre la traza del corredor de flora nativa rioplatense, colocado por los vecinos en paralelo al pasillo del Galpón Ferroviario.

Otro sector en obra es el patio de juegos infantiles. Este medio comprobó cómo fueron demolidas y retiradas las lomas con toboganes que había desde la inauguración misma del parque, en la primavera de 2018. 

En su lugar, se instaló una atracción principal con múltiples juegos como escaleras, barandales, túnel y toboganes. La gracia es que tiene la forma de una locomotora, aludiendo al nombre del Parque de la Estación, construido en antiguas tierras ferroviarias del tren Sarmiento.

Asimismo, se renovó el piso antigolpes del patio infantil y se conservaron algunas atracciones como una espiral de hierro de color verde. También continúan los aros de básquet, los metegoles y mesas de ping pong. 

Al momento de hacer la recorrida, se apreció que el faro del memorial por Cromañón, al lado del anfiteatro (altura de Perón y Agüero), tenía cintas de peligro en su base. En el pasado ocurrió algo similar, ya que se puso a reparación la puerta de ingreso a la escalera interna del faro. 

Existe otro sitio en obra, pero ya no depende del Gobierno porteño sino de la empresa estatal Trenes Argentinos. Al lado del antiguo gomero y la escalera del puente peatonal de Bustamante, sobre las tierras del tren Sarmiento, se construye una casilla de material desde hace varios meses. 

En su entorno hay vallas y es constante la presencia de operarios y vehículos. Incluso se aprecia el faltante de varias baldosas que componen el monolito en homenaje a las Abuelas de Plaza de Mayo.

Otra obra que continúa en marcha es la puesta en valor de los canteros sobre la curva de la avenida Díaz Vélez, entre Bustamante y Bulnes, a la par de un extenso paredón de ladrillo que limita con las vías del tren Sarmiento. 

Se trata de un camino peatonal con 300 metros de extensión que históricamente estuvo degradado, debido al acumulamiento de basura y a que es utilizado como canil.

Este invierno un grupo de vecinos del Parque de la Estación se puso en contacto con autoridades porteñas para pedirles mejoras urbanas. De este modo se cambiaron luminarias, se instalaron bancos de cemento y madera, se acondicionó la tierra y se plantaron ejemplares arbóreos.

En la actualidad las obras se focalizan en la zona de Mario Bravo y Díaz Vélez. Pese a todo el esfuerzo y la notable mejora, muchos vecinos todavía usan ese lugar como canil o dejan sus residuos, pese a la presencia de contenedores en la vereda de enfrente. 

Asimismo, se pintó varias veces de blanco el paredón de ladrillos, pero a los pocos días agrupaciones partidarias lo cubren con leyendas políticas, más todavía en la previa de los comicios legislativos generales del domingo 14 de noviembre.

Frente al parque se ubica la Plaza Julio César Fumarola, sobre Perón, entre Anchorena y Jean Jaurés. En esta última esquina se ubica un canil, el único en la zona, ya que los más cercanos están en la Plaza Almagro (Bulnes y Perón) o Plaza Miguel Monseñor de Andrea en Recoleta (Anchorena y Córdoba).

El canil de la plaza Fumarola cuenta con un piso antigolpes, rejas y canastos con bolsas plásticas. No obstante, es de dimensiones reducidas y no cuenta con canillas para suministrar agua. 

Es por esto que a principios de este mes fue incluido en una nómina elaborada por el despacho del legislador Juan Manuel Valdés (Frente de Todos) para un proyecto de Declaración, instando a las autoridades porteñas y comunales a garantizar el suministro de agua. 

“Los caniles son espacios seguros para disfrute de los más de 600.000 perros que habitan nuestra Ciudad. En ellos, los perros pueden socializar, jugar y descargar energías en un entorno seguro y agradable”, expresa el proyecto.

“Sin embargo, cuando éstos no cumplen con alguna de las características propias de los caniles, es obligación del Poder Ejecutivo tomar nota y reparar lo que haga falta. Se acerca el verano, las altas temperaturas, y los perros, particularmente los braquicefálicos, pueden sufrir un golpe de calor en caso de no contar con suficiente agua y sombra en los espacios públicos de la Ciudad”, añade la defensa del mismo.

En paralelo, también se incluye el mismo pedido para el canil ubicado en la Plaza Martín Fierro del barrio de San Cristóbal.