|

CON COMPROMISOS FIRMADOS, SE LEVANTA LA CARPA VILLERA

“Después de 53 días de una lucha histórica, los villeros y villeras de la ciudad de Buenos Aires conseguimos firmar un acta de acuerdo con el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que nos permite avanzar en el camino de la urbanización con radicación”, señaló la Corriente Villera Independiente en el comunicado que daba a conocer la finalización de la protesta frente al Obelisco.

La carpa blanca que había sido instalada en 9 de Julio y Avenida Corrientes el pasado 21 de abril fue levantada finalmente al terminar la reunión entre las autoridades del gobierno y los manifestantes que pedían la urbanización inmediata de las villas de la Ciudad.

La protesta en la plaza de la República exigía al Gobierno que declarara en las villas la emergencia habitacional, socioambiental, sociosanotaria y socioeducativa, además de la urbanización con radicación de los asentamientos. Durante estas semanas el gobierno de la Ciudad hizo oídos sordos a la demanda que obtuvo el apoyo de dirigentes políticos y sociales, organismos de Derechos Humanos, artistas y miles de personas que firmaron un petitorio de apoyo.
El símbolo más significativo del acampe fue el sometimiento de a ocho miembros por vez a la huelga de hambre que tenía recambios cada cinco días. No fueron sólo los vecinos de los barrios quienes accedieron a llevar a cabo esta huelga, si no que a medida que fueron pasando los días se sumaron, de manera solidaria, integrantes de diferentes organizaciones, periodistas y también algunos estudiantes.
El acuerdo había empezado a delinearse ayer luego de una reunión en la Defensoría del Pueblo de la Ciudad donde los vecinos de las villas organizadas e integrantes de La Poderosa lograron la instalación de mesas de diálogo permanentes que se instalarán en los diferentes barrios a partir del miércoles 18 de junio con funcionarios de la Secretaría de Hábitat del Ministerio de Desarrollo.
Por su parte, en el acta firmado por funcionarios de la Secretaria de Hábitat, el Ministerio de Desarrollo social, representantes barriales electos, integrantes de La Poderosa y acompañado por la Vicaría de Villas de Emergencia y la Confederación de trabajadores de la Economía Popular se agregaron otros puntos importantes. En primera instancia se establecieron obras para cloacas en determinados barrios de la ciudad y se destinarán ambulancias especialmente para emergencias que se produzcan en las villas.
El segundo punto supone, como se había decidido el día anterior, la creación de variadas mesas de trabajo permanentes para abordas las distintas problemáticas relacionadas con los servicios de agua y luz. En éstas estarán involucrados, algunos vecinos junto a representantes tanto de las empresas prestadoras de los servicios (AySA y Edenor) como del Gobierno porteño.
Rafael Klejzer, dirigente de la Corriente Villera Independiente, afirmó que “A partir de este acuerdo el gobierno porteño ya no va a poder decidir sobre nuestros barrios a nuestras espaldas, a partir de hoy nos vamos a sentar en la mesa donde se decide sobre la urbanización de las villas”. También, Itai Hagman, dirigente de Marea Popular que se encontraba haciendo huelga de hambre al momento de concretarse este acuerdo, sostuvo: “Es una doble victoria por las obras conseguidas para la mejora de los barrios y por la visibilización que cobró esta problemática para el conjunto de la sociedad”.