|

Cronología de la “primavera estudiantil” en Paraguay. #UNANoTeCalles

Estudiantazo hace renunciar al Rector de la Universidad de Asunción. El movimiento estudiantil paraguayo protagoniza en estos días una lucha histórica para transformar la Universidad Pública.

 

Por Nicolás Spangenberg

En poco más de una semana y tras ocupar el campus universitario, lograron la renuncia del rector de la Universidad Nacional de Asunción y su imputación por corrupción, junto a otros funcionarios. El estudiantazo cuenta con fuerte apoyo de sectores populares de la sociedad paraguaya y continúa por una reforma profunda del sistema educativo.

Estudiantes organizados contra la corrupción

A mediados de septiembre varios funcionarios de la UNA, incluyendo al rector Froilán Peralta, fueron denunciados por corrupción. Días después, tras el allanamiento del rectorado por parte de los fiscales a cargo de la causa, los estudiantes comenzaron una campaña bajo la consigna #UNANoTeCalles, contra la corrupción y en defensa de la Universidad, con manifestaciones en varias Facultades.

El viernes 18 se realizó la Marcha Nacional de Colegios Públicos y Privados, con la presencia de alrededor de 10.000 estudiantes que se sumaron a los universitarios exigiendo la renuncia del rector. El domingo, Froilán Peralta escapó en un móvil policial luego de dar una entrevista en un canal televisivo, evitando una movilización estudiantil. Al día siguiente, los Centros de Estudiantes y las asociaciones gremiales docentes anunciaron el paro de las actividades en las Facultades e iniciaron una masiva vigilia en el campus de la UNA para exigir al Consejo Superior Universitario que garantice la renuncia del rector. También reclamaron la investigación y esclarecimiento por irregularidades en la asignación de cargos docentes y uso discrecional de los fondos de la Universidad. El estudiantazo fue apoyado masivamente por el pueblo paraguayo, que se solidarizó con su reclamo.

Con el rectorado rodeado por los manifestantes y custodiado por un operativo policial, el Consejo Superior Universitario aceptó el pedido de permiso del rector para retirarse del cargo mientras se lo investiga por corrupción y convocó a la Asamblea Universitaria para pedir su destitución. Esto desató la furia de estudiantes y docentes, que echaron a los refuerzos policiales que pretendían entrar al campus y cerraron sus accesos exigiendo la renuncia inmediata del rector. Días después, la fiscalía tuvo que intervenir para sacar a los decanos y demás consejeros superiores, que fueron abucheados al dejar el edificio.

Mientras el rector continuaba prófugo, los estudiantes impidieron que varios funcionarios de la Universidad saquen documentación -en complicidad con la seguridad privada del campus- y los retuvieron hasta la llegada de la fiscalía, que demoró 4 horas. Tras una semana de ocupación, los estudiantes lograron que la justicia impute a Froilán Peralta y ordene su captura, quien finalmente se entregó y renunció. Ahora se encuentra detenido en prisión común mientras avanza la investigación.

.La lucha continúa: el estudiantazo va por reformas profundas

Los estudiantes refuerzan las medidas de lucha exigiendo que renuncien todos los funcionarios cómplices de la gestión del ex rector y los representantes estudiantiles que no apoyaron el reclamo. Mientras, controlan el campus de la UNA para garantizar que no se roben documentación. El acampe organizado ya cuenta con alrededor de 2000 universitarios. Crece la solidaridad de varios sectores de la sociedad paraguaya y el apoyo desde diferentes partes del mundo.

Además del rector, renunciaron los decanos de Economía, Ingeniería, Medicina, Veterinaria y Odontología. Los estudiantes controlan los edificios y organizaron “patrullas en bici” para evitar el robo de documentación. Al mismo tiempo, impidieron que se realice un allanamiento exigiendo que cada fiscal que ingrese al rectorado lo haga acompañado de dos universitarios, para verificar el procedimiento. Los estudiantes organizados rechazan la intervención del Consejo Nacional de Educación Superior y proponen mecanismos de colaboración de cara a la regularización que ellos han asumido. Así, insisten en la renuncia de todos los decanos como paso previo para lograr el cambio del estatuto.

La lucha estudiantil es un orgullo de los paraguayos, quienes se acercan al campus para donar comida y compartir un rato con los “héroes nacionales”, entre peñas y partidos de fútbol. Las muestras de apoyo se extienden por todo el mundo, incluyendo la Argentina.