|

Desmienten el cierre del Zoo pero crece su cuestionamiento

El director del Zoológico de la ciudad de Buenos Aires, Gabriel Aguado, negó la información que hicieron trascender algunos portales informativos, que indicaban que a partir de Febrero comenzaría el traslado de los animales, pero admitió la necesidad de reformar el lugar. Legisladores de la oposición pidieron avanzar en el proyecto que busca convertirlo en un jardín ecológico con fines educativos.

Todo comenzó tras la publicación de una nota en el portal Apertura.com que aseguraba que, a partir de Febrero, comenzaría el traslado de los animales del Zoo porteño en vistas a su posterior cierre. Pese a que el artículo citaba fuentes anónimas del Gobierno porteño, la información se esparció, en cuestión de horas, como reguero de pólvora y obligó al director del Zoológico de la ciudad de Buenos Aires, Gabriel Aguado, a aclarar la situación.

En declaraciones a Radio 10, Aguado negó que estén pensando en cerrar el lugar aunque admitió que hay que transformarlo ya que las características con las que fue construido no son las actuales. “Es un zoológico victoriano construido 120 años atrás” explicó el funcionario y reconoció que hay que “mejorar el bienestar de los animales”. “Hubo falta de inversión en gestiones anteriores” admitió el director del Zoológico porteño.

Actualmente,  la concesión, que expira en 2017, le genera al Gobierno porteño un canon mensual de un millón de pesos. En el Zoo trabajan unas 220 personas y, según información del propio zoológico, allí conviven 2.500 ejemplares de 350 especies, en un predio de 18 hectáreas. El año pasado murieron dos lobos marinos, una mara y una jirafa, que se suman al oso polar Winner fallecido en diciembre de 2012. También hubo problemas con la orangutana Sandra y con la elefanta Mara.

La situación del zoo es crítica desde hace tiempo. Fueron los propios trabajadores quienes reclamaron el año pasado a la empresa Jardín Zoológico S.A., que tiene la concesión del parque desde 1991, por el estado de los animales, los múltiples problemas edilicios, y por su propia situación ya que vienen sufriendo despidos y precarización laboral.

A estos reclamos se sumaron los de distintas ONG como SinZoo que plantean una conversión del Zoológico hacia un Jardín ecológico con fines educativos. Esta propuesta fue llevada a la Legislatura porteña por el diputado Adrián Camps. “Nuestro proyecto de ley plantea plazos a fin que se reconvierta el actual Zoológico de Palermo en centros de investigación, de recuperación de fauna, de investigación de especies en extinción” detalló a ABRAN PASO el legislador por el Partido Socialista Auténtico.

El antecedente más cercano respecto a los planes del Gobierno porteño respecto al zoológico fue el “Zoo Verde”, anunciado por la Agencia de Protección Ambiental (APrA), pero el proyecto nunca maduró. Mientras, en la comisión de Ambiente de la Legislatura, durante el año 2015, se trataron, además del proyecto de Camps, diputado Rossi de Suma +. Ambos buscan transformar al zoo en un Jardín Ecológico.

En este contexto, Camps acusó al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires por la situación en que se encuentra el predio y aseguró que nunca se sentaron a debatir con las organizaciones protectoras y los legisladores sobre la cuestión. “Nos gustaría un debate entre todos, nosotros los hemos reunido a todos en la Legislatura, pero nos falta el gobierno, que es el responsable del maltrato animal y laboral”. A su vez, Camps exigió que se discuta la actual concesión. “Hay muchas cuestiones a tener en cuenta, actualmente, trabajan allí unas 200 personas que también deben ser partícipes del nuevo proyecto. Por otro lado, es imprescindible y necesario dar al predio nuevas funciones, relacionadas con el rescate y reinserción de fauna, la investigación y la educación. Los edificios, son patrimonio arquitectónico protegido por ley y deben ser restaurados. Tenemos también un importantísimo valor paisajístico”, advirtió el legislador socialista.