|

Detienen a un policía vinculado a la desaparición de Luciano Arruga

Julio Diego Torales, oficial principal de la policía bonaerense, fue detenido acusado de haber torturado a Luciano meses antes de su desaparición forzada, ocurrida el 31 de enero de 2009.“Esta detención viene producto de una denuncia que hicimos, que tiene relación directa con la desaparición de Luciano, pero en verdad es una causa que se investiga en paralelo a la causa principal, que lamentablemente continua como “averiguación de paradero” y en la cual los ocho policías todavía siguen como testigos en la causa y siguen cumpliendo funciones” explicó Vanesa Orieta, hermana de Luciano. “Esta causa, por la cual detienen a Torales está caratulada como “severidades” y es del 21 de septiembre de 2008.Ese día Luciano es golpeado en presencia de mi mama y mía. Y esta causa tiene vinculación porque es posterior al pedido que la policía le realiza a Luciano para robar para ellos, y ante su negativa comienzan a darse las detenciones, entre ellas ésta” afirmó Orieta quien describió que “este policía –refiriéndose a Julio Torales- se presentó como teniente primero, y nosotros hablamos con él, aunque en verdad hablar es una forma de decir, ya que mientras eso sucedía nosotros escuchábamos como le pegaban a Luciano del otro lado de la puerta”.

Novedades luego de la conferencia de prensa
El anuncio de esta detención estuvo presentado por diversos medios de comunicación como una medida decidida y llevada adelante por Asuntos Internos del Ministerio de Justicia y Seguridad de la Provincia de Buenos Aires. Sin embargo, Vanesa desmiente esa lectura. “Después de la conferencia de prensa la novedad es ésta, pero lo que hay que empezar a entender es el manejo político que se hace de algunas cuestiones. Éste hecho se difundió como si fuese producto de una decisión que había tomado Asuntos Internos y, en verdad ellos no tomaron esta decisión. De hecho Asuntos Internos nunca trabajó en esta causa y es una de las denuncias que hicimos en la conferencia de prensa. Esta es una decisión que ha tomado el juez de la causa, y en verdad, sin quitarle mérito al juez, esto es producto de la lucha que venimos dando los familiares, los medios de comunicación independientes, los organismos de derechos humanos que logramos instalar este caso. Esto es merito nuestro, que obligó al poder judicial a tomar mínimas decisiones. Esto es un pequeño avance en una causa que todavía no se ha tocado, que es la principal y que sigue como averiguación de paradero, y que mantiene a estos ocho policías todavía trabajando, a pesar de las serias sospechas que existen de que estos policías secuestraron a Luciano en esa oportunidad, porque no lo registraron sino que lo torturaron y lo desaparecieron” afirmó tajante Vanesa quien este 28 de diciembre pasado exigió, junto a los abogados de la familia Arruga y el CELS, el cambio de carátula, para que la causa deje de investigarse como “averiguación de paradero” y se encuadre como “desaparición forzada”.