|

Dudas sobre el polígono de las villas 31 y 31 bis

Reclaman que se respete la ley de urbanización sancionada en 2009 para el plan de obras impulsado por el Gobierno Porteño para la zona.

villa31Reclaman que se respete la ley de urbanización sancionada en 2009 para el plan de obras impulsado por el Gobierno Porteño para la zona.

La Ley 3.343, sancionada en el año 2009,  es una ley que se votó por unanimidad y que tiene por objeto disponer la urbanización del polígono correspondiente a las villas 31 y 31 bis.

Entre otras cosas, la ley creo la Mesa de Gestión y Planeamiento Multidisciplinaria y Participativa, integrada por distintos organismos de ciudad y Nación, sumando la partición de vecinos/as. Según manda la ley, dicha mesa debería funcionar en la legislatura y estar presidida por el/la presidente/a de la Comisión de Vivienda.

Asimismo, la creación en el 2015 de la “Secretaría de Integración Social y Urbana”, en el ámbito de la Jefatura de Gabinete, área destinada específicamente para concretar el proceso de re-urbanización de la Villa, dio comienzo a una serie de obras en el barrio generando muchos interrogantes.

Los vecinos denuncian que el plan de obras que se está llevando adelante no está enmarcado en ninguna ley, o por lo menos omitiendo arbitrariamente el rol decisor de la Mesa creada por ley.

Luego de años de presentar proyectos en la legislatura para su discusión y aprobación (expedientes 787/2017, 836/2015, 98/2013 y 1614/2011), lineamientos prescriptos en la propuesta que, en ejercicio de sus competencias y del mandato que impusieran la Ley 3.343 y sus modificatorias, confeccionó la “Mesa de Gestión y Planeamiento Multidisciplinaria y Participativa para la Urbanización de las Villas 31 y 31bis” (formalizada a través de su Dictamen de fecha 31/05/2011), notamos que se comenzó un proceso muy complejo, que ignora las bases de la lucha histórica.

Según algunas organizaciones del barrio las decisiones continúan tomándose sin el consenso de los vecinos ni de la mesa. Los vecinos y vecinas necesitan participar en las decisiones, tener tranquilidad en el proceso y conocer sus garantías. Definiciones como modos de adjudicación de viviendas nuevas y de procesos de relocalización; consideración de desglose familiar; formas de pago; la titularidad y tenencia; aperturas de calles; ordenamiento de procesos participativos; regularizar de la situación de los inquilinos; y otros tantos más, deben ser realmente consensuados.

La única manera de que este proceso, tan arduo, se lleve adelante lo mejor posible es incluyendo realmente en la decisiones a los vecinos y vecinas del barrio mediante sus formas de representación.