|

Dura evaluación del FMI al manejo del crédito que hizo Mauricio Macri

Los Directores destacaron que las conclusiones de la Ex-Post Evaluation EPE servirán para nutrir las conversaciones por el nuevo programa con Argentina. Además, reconocieron que el programa de 2018 no cumplió con sus objetivos de restablecer la confianza de los mercados, reducir los desequilibrios externos y fiscales, reducir la inflación y proteger a los segmentos más vulnerables de la población.

Por otro lado, admitieron la inconsistencia del programa para abordar los profundos problemas estructurales de Argentina y reconocieron que el préstamo otorgado al gobierno de Mauricio Macri generó riesgos financieros y de reputación considerables para el Fondo.

El FMI señaló que el gobierno anterior le impuso límites, “ líneas rojas” al Fondo en dos puntos centrales: reestructuración de deuda y control de capitales. En consecuencia, el resultado fue que los fondos se usaron para pagar deuda insostenible, lo que provocó fuga de divisas.

Sin embargo, un número de Directores cuestionaron la posibilidad de aplicar este tipo de medidas en un contexto en el que uno de los objetivos clave del programa era restablecer la confianza del mercado.

También reconocieron que el énfasis que tuvo la apropiación (ownership) del gobierno puede haber llevado a pronósticos demasiado optimistas, lo que debilitó la solidez del programa. Al mismo tiempo, subrayaron que mayor reparto de financiamiento podría haber generado un apoyo más amplio de la comunidad internacional y más confianza.

En relación a una probable autocrítica por parte del Fondo , los Directores estuvieron de acuerdo en que el SBA era consistente con las políticas y procedimientos del Fondo, pero reconocieron que la aplicación de algunas de estas políticas implicaba una discrecionalidad considerable.

Aunque se siguieron los procedimientos estándares del Fondo para evaluar los riesgos, se consideró que se podría haber dado un lugar más relevante a los riesgos más amplios, y la Junta de Directores podría haber participado de manera anticipada y con mayor profundidad en el proceso. Muchos Directores consideraron que si se realizara una evaluación del SBA de 2018 con Argentina por parte de la Oficina de Evaluación Independiente, se podrían complementar las conclusiones de la EPE.

Si bien se siguió la metodología del Marco de Acceso Excepcional revisado, señalaron que la aplicación de los criterios sobre sostenibilidad de la deuda, acceso al mercado y capacidad para ejecutar el programa no fue evidente y fue necesario utilizar cierto juicio para aplicarla.

Por último, destacaron varias lecciones que servirán para los programas respaldados por el Fondo:

• Es esencial que incorporen supuestos realistas

• Los programas deben adaptarse a las circunstancias de cada país, incluidas las consideraciones de economía política, lo que podría implicar el uso de medidas no convencionales, cuando sea poco probable que las políticas macroeconómicas estándar den resultados.

• El análisis de los riesgos que subyacen a las principales evaluaciones realizadas al aplicar el Marco de Acceso Excepcional deben exponerse claramente y comunicarse a la Junta de Directores.

• La apropiación debe entenderse en un sentido social más amplio y no debe impedir una evaluación sincera de posibles opciones políticas y resultados de programas mejores.

• La comunicación externa eficaz es esencial para garantizar la aceptación adecuada a diferentes niveles y el efecto catalizador previsto. Por último, es necesario un reparto adecuado de la carga cuando se establecen acuerdos de acceso excepcionales.