|

El Abasto vivió su primer mega evento al aire libre desde el inicio de la pandemia

Abasto Cultural fue una fiesta que incluyó varios escenarios y circuitos peatonales para conectar el Parque de la Estación y los corredores gastronómicos de la zona. Por Juan Manuel Castro.
Foto. Juan Manuel Castro

Abasto Cultural fue una fiesta que incluyó varios escenarios y circuitos peatonales para conectar el Parque de la Estación y los corredores gastronómicos de la zona. Por Juan Manuel Castro.

Este sábado 23 de octubre la zona del Abasto volvió a brillar y posicionarse como uno de los grandes ejes culturales y gastronómicos de la Ciudad de Buenos Aires. Se desarrolló la fiesta Abasto Cultural, organizada por el Ministerio de Cultura porteño, que propuso recorridos peatonales al aire libre mediante varios escenarios que unían un radio de casi 100 cuadras en la zona entre el Parque de la Estación, el shopping y sus tradicionales bares culturales.

La propuesta estaba convocada desde el mediodía, pero por motivos climáticos, los vecinos y el público en general recién se hicieron presentes pasadas las 17. De hecho, cerca de las 16 hubo fuertes lluvias y vientos, lo que generó el temor de tener que suspender el evento. 

Finalmente, el sol salió y la fiesta cultural se desarrolló en toda su estridencia, dando lugar a uno de los eventos culturales más convocantes en CABA, a la altura de Maratón Abasto, la fiesta también al aire libre que se desarrolló en estas calles en el marco del Festival Internacional de Buenos Aires (FIBA) y otro tipo de propuestas en su tipo, camino a consolidarse como clásicos más allá de la interrupción que supuso la pandemia.

La grilla de recitales, poesías y demás expresiones artísticas se repartieron en seis escenarios o livings: Parque de la Estación (anfiteatro); escalinatas del shopping Abasto, sobre Agüero y Guardia Vieja; Guardia Vieja, entre Agüero y Gallo; Valentín Gómez, entre Agüero y Gallo; Agüero, entre Sarmiento y Valentín Gómez.

Para poder unirlos, los vecinos y el público podían caminar en circuitos peatonales montados sobre: Guardia Vieja, entre Agüero y Gallo; Agüero, entre Lavalle y Perón; Perón, entre Anchorena y Gallo; Zelaya, entre Agüero y Jean Jaures; Jean Jaures, entre Tucumán y Lavalle; Valentín Gómez, entre Gallo y Anchorena; Jean Jaures, entre Valentín Gómez y Perón.

Asimismo, los bares culturales, como en otros cortes de calle, pudieron sacar sus mesas a la vereda e incluso desarrollar pequeñas propuestas culturales complementarias. 

El ingreso a algunos escenarios, como el de las escalinatas, era por orden de llegada. No obstante, el sonido y la vista eran lo suficientemente buenos como para disfrutar de los espectáculos de lejos. Allí se programó la presencia de estos artistas: Bigolates de Chocote; Fernando Ruiz Díaz + Ensamble de Guitarra; Chanchin y Paula Gandino.

A menos de 100 metros había otro escenario sobre Guardia Vieja y Gallo, frente al Uniclub. Se lo bautizó “Cambalache Teatral” y contó con la presencia de: Teatro Snack: Coriolano; Teatro Alterado: Edipo, Rey de la milonga”; “Teatro Alterado: Julio César, traición cumbiera”.

Foto. Juan Manuel Castro.

Siguiendo por Guardia Vieja, los vecinos podían recorrer los bares culturales del circuito gastronómico, que van desde Le Troquet de Henry en Bustamante y Guardia Vieja hasta la tradicional esquina de Guardia Vieja y Bulnes, donde hay varios lugares entre ellos Imaginario, Zorra, La Vieja Guarida y Ladrán Sancho, clásicos de la zona.

En ese sector almagrese del Abasto el límite oeste de la Fiesta Cultural era el Patio Salguero, uno de los seis escenarios. Allí se programaron los espectáculos de: Ana y Wiwi; Improvisados; Canibal.

Desde el lado de Balvanera, la calle Agüero fue uno de los atractivos principales. Además de contar con el escenario en las escaleras del shopping, hubo otros dos más en su entorno. 

Uno de ellos se bautizó “Músicas del Mundo”, en Valentín Gómez entre Agüero y Gallo. Contó con la presencia de: Yazmina Raies Trío; Dan & Toto; Histeria de la Música; Proyecto Lambayeque; Segundo Mundo; Dan & Toto.

A pocos metros estaba el escenario “Piazzolla va al Abasto”, en Agüero entre Sarmiento y Valentín Gómez. Incluyó conciertos de: Piazzola Consort de Flautas del Conservatorio Ástor Piazzolla; Orquesta de Tango del Conservatorio Ástor Piazzolla; Euterpe Cuarteto; Ensamble de Guitarras del Conservatorio Ástor Piazzolla; Jasper.

Foto. Juan Manuel Castro.

Las puertas del conservatorio de Gallo y Sarmiento estuvieron abiertas durante la tarde y se podía apreciar el ir y venir de los músicos llevando los instrumentos al escenario mencionado.

A pocos metros de ambas propuestas, la calle Agüero en su esquina con Valentín Gómez se volvió un punto de encuentro para los amantes de la bicicleta.

Por un lado, se desarrolló la actividad itinerante “Dejá tus rueditas” del GCBA que consistió en montar un circuito en plena calle con conos y rectas para que los más chicos aprendan a andar sin accidentarse. 

Por el otro, el grupo Galgo Supernova montó un gazebo en la misma esquina para enseñar a arreglar bicicletas. Quienes deseen aprender más adelante, pueden acudir a su lugar de encuentro, los jueves de 15 a 18 en la Casona Cultural de Humahuaca (Humahuaca y Bustamante).

De modo similar, se desarrolló “Mi Abasto en bici”, un recorrido autoguiado con cinco postas señalizadas donde guías de la Ciudad hablaron sobre el patrimonio cultural del barrio. Inició en el Bar Roma (Anchorena 806).

A poco de llegar al Parque de la Estación, sobre Agüero -entre Sarmiento y Perón- se montó una feria gastronómica de colectividades. Había un food truck (camión) del emprendimiento Gazpacho, también gazebos con las propuestas gastronómicas de la Asociación Cultural Matices del Perú, Extrawurst (Alemania), entre otras.

Al lado de los puestos se dispuso una buena cantidad de bancos de madera para poder sentarse a disfrutar los platos regionales. 

La ubicación de esta feria hace acordar al antiguo corredor peruano del Abasto que funcionó durante varios años y que incluía la realización periódica de ferias donde participaban decenas de emprendimientos.

Lo del Parque de la Estación fue una fiesta en sí misma, ya que hubo una enorme cantidad de actividades simultáneas. En el escenario montado sobre el anfiteatro se programó la presencia de Agua de Sol (Infantil); Hernan Crespo + Ensamble Latinoamericano; Rei y Bandido + Ensamble DGart.

Asimismo, la Asociación de Fileteadores celebró la Muestra premio Pincel 2021 en la Biblioteca Parque de la Estación ubicada dentro del Galpón Ferroviario y entregó la distinción “Orden del pincel” a Quique Gutiérrez.

Foto. Juan Manuel Castro.

Aparte, sobre la calle Perón se exhibieron antiguos colectivos cuya carrocería estaba intervenida con filetes. Había unidades de las líneas 68, 148, 109, 179, entre otros.

Con este variopinto de propuestas la zona del Abasto volvió a mostrar toda su potencia, el entramado de fuerzas vivas que lo componen y coexisten. La mejora en la situación sanitaria permitió planificar un evento de magnitudes prepandémicas, una fiesta comunitaria al aire libre que tendrá sus réplicas este verano con circuitos peatonales y actividades dedicadas a difundir el patrimonio cultural de la zona.