|

En el Policlínico del Docente pagan el sueldo en partes y más de 30 trabajadores son positivos de Covid-19: “Es un combo bastante difícil de llevar”

Delegados hablaron con Abran Paso y dijeron que la lucha salarial antecede a la pandemia. Reclaman elementos de bioseguridad de calidad.

Delegados hablaron con Abran Paso y dijeron que la lucha salarial antecede a la pandemia. Reclaman elementos de bioseguridad de calidad.

El Sindicato de Trabajadores de la Obra Social de los Docentes (Sitosplad) emitió un comunicado donde alerta que hay al menos 32 trabajadores del Policlínico del Docente (Lavalle 1972-74, Balvanera) contagiados de Covid-19. Al habla con este medio, los delegados suman que se paga el sueldo en partes y que hay un conflicto laboral previo a la pandemia.

SITOS emitió un comunicado llamado “Alerta Covid-19” que señala: “Informamos a los compañeros los casos relevados por nosotros desde el comienzo de la pandemia hasta la fecha: dos camilleros, un empleado de farmacia, dos empleados de limpieza, un enfermero de guardia, una enfermera de neonatología, una enfermera UCO, un enfermero UTI, ocho enfermeros sexto piso, dos enfermeros octavo piso, una farmacéutica, dos instrumentadoras, dos kinesiólogas, cinco médicos clínicos, un médico traumatólogo, dos técnicos de esterilización”.

“Reiteramos una vez más la requisitoria para que la Osplad cumpla con los protocolos vigentes, que tome las medidas preventivas en forma inmediata para evitar mayores contagios, que haga los seguimientos correspondientes y que informe la aparición de cada caso nuevo para facilitar la determinación de contactos estrechos”, suma el texto. 

Alejandro Bassignani, secretario general del Sitosplad (perteneciente a la CTA- A), habló con este medio y contó: “Es un combo bastante difícil de llevar que haya problemas con el pago del salario y que se sumen los contagios. Tenemos impedimentos, no podemos hacer determinadas peleas gremiales, por la misma pandemia. Lamentablemente, hay que seguir movilizados y en la lucha”.

También cuenta que están a la espera de datos actualizados para saber si la cantidad de contagios dentro del Policlínico está dentro de la media de otros centros de salud en el país, o es que allí hay una situación más agravada. 

“Como trabajadores de la Obra Social venimos con problemas salariales desde antes de la pandemia. Lamentablemente la respuesta del Estado no es rápida ante este tipo de conflictos, que desde el inicio de la pandemia se multiplicaron”.

Sobre el pago de los sueldos, cuenta que la Obra Social solo abona el 100% a los trabajadores que prestan funciones de forma presencial durante el aislamiento. Al resto, unas mil personas, les hace el pago de forma escalonada durante el mes; los últimos miles de pesos se acreditan pasado el día 20 del mes. A muchos les deben la mitad del aguinaldo a esta altura, cuentan. “El desdoblamiento te altera la economía familiar, la no certeza es un problema”, dice Alejandro. 

El secretario general dice que la Obra Social tiene deudas, pero que de todos modos eso no justifica que esté latente este conflicto salarial. Por eso mismo, los trabajadores solicitan información fiable, para saber el estado de OSPLAD. Dice que en los meses anteriores el Estado nacional no le otorgó un tipo de subsidio al que acceden aquellas obras sociales a las que les bajó la recaudación. Según el delegado, OSPLAD no recibió ese dinero. “Nosotros interpretamos que no les bajo la recaudación”. Sin embargo, los sueldos continúan en cuotas: “Es una situación muy compleja, uno sabe el momento que atravesamos, no es para nada fácil en Argentina ni en el mundo. Las pérdidas de fuentes laborales son inmensas, pero así no se puede estar”. 

Alejandro cuenta que la redacción del comunicado y otras acciones de difusión son formas de mantener activa la lucha de los trabajadores. Adelantó que la próxima semana habrá asambleas para definir cómo continúan las reivindicaciones salariales y para tomar medidas preventivas a fin de evitar contagios entre el personal de salud.

Hebe Nelli, secretaria general adjunta del Sitosplad y secretaria gremial de la CTA-A Capital Federal, contó a este medio: “La pandemia lo que dejó en evidencia es la situación precaria en que estamos les trabajadores de la salud”. 

“En principio, salarialmente. Estamos debajo del costo de la canasta básica. En Osplad cobrábamos el salario en cuotas. El aguinaldo lo cobramos en cuotas. No es el único lugar. Como CTA llevamos el conflicto en el Centro Gallego de Buenos Aires (Pasco y Belgrano, Balvanera). Hay provincias donde el Estado no paga el salario en forma, en las clínicas privadas lo mismo”.

“Tenemos pluriempleo. Quedó en claro con la pandemia. Un trabajador se enferma en un hospital y tienen que aislar a sus contactos estrechos de ese hospital y de otros lugares de trabajo. Ahí ves en cuántos trabajos está una persona por semana. Eso tiene que ver con que no cubrimos los costos por los salarios bajos que tenemos. Implica que hay compañeros que trabajan hasta 14 horas de lunes a viernes o más de ocho horas de lunes a lunes. Son situaciones muy complicadas. Muchas guardias para ser hechas en el caso de médicos y otros técnicos. Es la situación que atravesábamos antes de la pandemia, ahora queda en evidencia”. 

“También queda en evidencia el desprecio que tienen las patronales por las vidas de los trabajadores. No se cumplen los protocolos en líneas generales. Los organismos de contralor del Estado se pasan la pelota (Ministerio de Trabajo de Nación, Ministerio de Salud de Nación, Ministerio de Salud CABA, etc.). Las patronales no conforman comités de crisis. Hay gremios patronales que les dicen a las comisiones internas que no hagan la denuncia para que no cierren las clínicas en casos de que haya irregularidades”. 

“Como CTA-A Capital Federal, ciudad epicentro de la pandemia, decimos que los trabajadores somos esenciales que producimos la riqueza y queremos su distribución. Lanzamos una campaña porque las patronales quieren ajustar en todos los rubros. Van a avanzar en esta puja distributiva, ya lo hacen. Discutir la riqueza es discutir nuestras condiciones de trabajo. No dar camisolines o barbijos apropiados es considerarnos descartables, es gastar menos en la seguridad de trabajadores y trabajadoras. Si hay un Gobierno de la Ciudad que no da elementos de protección personal en hospitales públicos qué podemos esperar de los organismos de contralor del Estado. Es fundamental que se conformen los comités mixtos de crisis con la participación sindical. Por eso decimos que hay que discutir la riqueza en tanto salario y en tanto condiciones de trabajo. No discutir sobre esto atenta contra la vida de los trabajadores de la salud”. 

Este medio también habló con Jorge Yabcowsky, secretario general de la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina (FESPROSA), quien señaló: “La situación de los contagios que hay en el Policlínico del Docente de Balvanera no es distinta a la que ocurre en el conjunto del sistema de salud del país, en particular en los lugares donde hay alta circulación viral como AMBA o Chaco. En este momento estamos cerca de los 5.000 trabajadores infectados, 23 fallecidos. Es una panorama preocupante”.

“En muchos lugares se plantean normas u errores de procedimiento que a lo mejor no tienen que ver con la falta de equipos, sino con manejos de las autoridades sanitarias locales o del establecimiento. Por ejemplo, no quieren testear al personal de forma masiva para evitar positivos en asintomáticos, con el consecuente aislamiento y merma del personal. Eso les implica gastar en personal suplementario. El manejo desaprensivo por falta de testeos contribuye a que haya mayor circulación viral en los establecimientos”.

“Los equipos de protección en algunos casos están certificados, pero no protegen. Hay barbijos distribuidos que figuran como supuestos N95, pero son meros tapabocas. En algunos casos faltan provisiones porque se la reserva bajo la idea de que hay que guardarlas porque no vino lo peor de la pandemia. Esa filosofía que prima en algunos administradores y establecimientos parece conservadora y es riesgosa para los trabajadores”.

“Un error es la no integración de las organizaciones representativas de los trabajadores en los comités de crisis. Se confirmó el Plan Nacional de Cuidado de Trabajadores y Trabajadoras de la Salud con la Resolución 987/2020 del Ministerio de Salud de la Nación con participación de gremios. Esto los administradores locales y provinciales se niegan a replicarlo. Temen que al hacer encuestas como las que impulsa Salud de la Nación pongan en evidencia el déficit en el manejo concreto de los establecimientos de salud. Muchos directores boicotean el trabajo de investigación de este tipo. A su vez no quieren escuchar a los trabajadores, prefieren lo que decimos un manejo tecno-burocrático o casi policial. Hubo cesantías en el Hospital Posadas no por deficiencias en los enfermeros sino porque expusieron en los medios sobre el déficit en atención. Fueron represaliados con la cesantía cuando justo terminaban el proceso de reincorporación de trabajadores cesanteados por el macrismo”.

“Creemos en el proceso de cuidado de los trabajadores. Ese proceso que también está planteado en la Resolución 987 es un camino a profundizar y llevarlo a las bases, a la práctica, hasta el último rincón del sistema de salud. La dictadura de gestores, políticos o infectólogos no puede avasallar las necesidades de los trabajadores, que son más de medio millón entre el sistema de salud público y privado. Son los que ponen el pecho en la atención al Covid-19 y a las otras patologías que siguen estando latentes”.