|

“En nuestra ciudad no tenemos lugar”

La Renga denunció al gobierno porteño por no dejarlos tocar en el Autódromo

El trío de Mataderos anunció en un comunicado la postergación del concierto que tenían previsto realizar el 19 de enero en Buenos Aires porque aún no recibieron la autorización del gobierno de la Ciudad. “Es evidente que la Renga está pagando por el ejercicio de su libertad” afirmó Diego Boris, presidente de la Unión de Músicos Independientes.

La noticia sacudió las redes sociales en instantes. La Renga denuncia y no toca: “habiendo presentado la documentación exigida en tiempo y forma, como hacemos en todos nuestros eventos, hoy nos encontramos al día de la fecha sin ningún permiso habilitante, imposibilitando de esta manera la realización de un show de esta magnitud al no poder contar con el tiempo prudente y necesario” informó la banda a través de un comunicado difundido a los medios. “En esta ciudad donde se permiten todo tipo de eventos ya sea en el Obelisco, Plaza de Mayo, estadios de fútbol con espectáculos artísticos, musicales, deportivos, religiosos, hasta carreras automovilísticas en la avenida 9 de Julio y donde aparenta haber espacio para todo tipo de expresiones, a nosotros nos hacen sentir que hoy en nuestra ciudad no tenemos lugar” denunciaron los integrantes de uno de los grupos más convocantes del rock argentino.
La adhesión y el apoyo de un nutrido grupo de artistas hacia el trío de Mataderos no se hizo esperar. “El rock en sus formas más libres y espontaneas no está bien visto por la política cultural de la Ciudad” afirmó Diego Boris, presidente de la Unión de Músicos Independientes. “En la Ciudad, la lógica parece ser que lo peligroso es la música y no las condiciones en las que se desarrolla, por eso cada medio año vuelve a asomar las persecuciones y las clausuras. Y en el caso de La Renga, al ser una banda autogestiva en sus shows y no aceptar los grandes sponsors, están mas desamparados que un predicador, o una carrera en donde cortan media ciudad, porque ahí sí se dan los permisos, pero cuando se trata de un recital de rock que no tiene actitud sumisa, ahí si se busca todo con lupa. Una cosa es que se le caiga con la ley a las infracciones y otra cosa es a priori pensar que en este espacio puede haber infracciones. Es evidente que la Renga esta pagando por el ejercicio de su libertad” añadió el músico y principal promotor de la Ley Nacional de la Música aprobada a finales del año pasado. “La Ley va a combatir esta idea que lo peligroso es la música, porque ni siquiera una banda, aunque sea tan multitudinaria como La Renga, se puede salvar sola” afirmó Boris.
Por su parte, La Renga anunció que, debido a esta decisión de la administración de Mauricio Macri de impedir el show programado para el 19 de enero, se presentará el 26 de enero en el aeródromo de Santa María de Punilla donde, como afirman en el comunicado,” somos bienvenidos”.