|

Impacto de las Olas de Calor en la Ciudad de Buenos Aires y la Urgencia de Medidas Preventivas

A pesar de estudios académicos que revelan el impacto, el Gobierno de la Ciudad carece de evaluaciones sanitarias. Por Marcos Bolivar.

Las olas de calor, fenómenos naturales que amenazan la salud, han aumentado en frecuencia e intensidad debido al cambio climático. En Argentina, el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) define estos eventos, siendo particularmente relevantes en la Ciudad de Buenos Aires, la capital densamente poblada del país.

Olas de Calor en Buenos Aires: Una Realidad Alarmante

Durante noviembre y diciembre de 2022, el norte y centro de Argentina experimentaron temperaturas extremas, superando los 40 °C en varias estaciones meteorológicas. La Ciudad Autónoma de Buenos Aires sufrió su octavo episodio de ola de calor en febrero de 2023, según el informe del SMN, con impactos significativos en la salud y la vida cotidiana.

La falta de estudios del Gobierno de la Ciudad sobre el impacto sanitario de las olas de calor es preocupante. Investigaciones académicas revelan que las altas temperaturas aumentan la mortalidad, especialmente entre los grupos más vulnerables. El fenómeno de la “isla de calor” acentúa las diferencias de temperatura, afectando de manera desigual a distintas áreas de la ciudad.

Acciones Insuficientes y Necesidad de Intervención

A pesar de los riesgos evidentes, las medidas actuales, como la propuesta Red de Refugios Climáticos, presentan deficiencias en su ejecución. Otros ejemplos internacionales muestran acciones efectivas y de bajo costo, desde la creación de corredores verdes hasta la implementación de infraestructura verde y sensores meteorológicos.

Ante la emergencia, se propone un Programa de Acción Integral Contra los Efectos de Olas de Calor, enfocado en medir el impacto, identificar áreas de riesgo, ejecutar medidas preventivas y educar a la población. Incluye iniciativas como infraestructura verde y refugios climáticos eficientes, priorizando la salud y bienestar de todos.

La Ciudad de Buenos Aires enfrenta una realidad climática cambiante con olas de calor cada vez más frecuentes. La falta de evaluaciones gubernamentales y medidas eficientes resalta la necesidad de una intervención urgente. La propuesta de ley busca no solo medir y prevenir los impactos, sino también crear un entorno más seguro y saludable para todos los residentes. Es fundamental actuar ahora para mitigar los efectos y construir una ciudad más resiliente frente a los desafíos climáticos actuales y futuros.