|

Incluir a través de la música

Las Orquestas Infantiles y Juveniles son un proyecto a través del cual los niños de la Ciudad pueden aprender a tocar un instrumento por medio del modelo orquestal, sin necesitar conocimientos previos. Balvanera tiene dos y Abran Paso dialogó con una madre cuyas hijas asisten a una.

Las Orquestas Infantiles y Juveniles son un proyecto a través del cual los niños de la Ciudad pueden aprender a tocar un instrumento por medio del modelo orquestal, sin necesitar conocimientos previos. Balvanera tiene dos y Abran Paso dialogó con una madre cuyas hijas asisten a una. Por Ximena González y Martín Bustamante

A través de la Dirección General de Escuela Abierta, el Gobierno porteño ofrece a los niños y jóvenes desde los 6 años la posibilidad de integrar una orquesta, con el fin adquirir conocimientos de música, fortalecer el vínculo estudiante-escuela, fomentar la experiencia colectiva y socialización, y favorecer la inclusión social. La Comuna 3 tiene dos grupos: el ubicado en la Escuela N°15 DE 3 Francisco Laprida (México 2383) y el de la Escuela N°6 DE 6 Guillermo Correa (Saavedra 695). Todas las clases son abiertas, gratuitas y no requieren saberes previos.

Gabriela es madre de dos nenas que asisten a la de Saavedra. En diálogo con este medio contó que la iniciativa surgió hace más de 20 años a nivel nacional y que persiste en la Ciudad, a pesar de la falta de presupuesto y la precarización de los trabajadores. Durante las pandemia funcionaron a través de Zoom y hasta hicieron una muestra virtual las 14 orquestas porteñas juntas.

“Hay instrumentos de viento, bronce, percusión y cuerdas. Mi hija más grande hace contrabajo y la más chica corno, y la verdad es que ambas lo aman”, expresó, a la vez que explicó que la elección del instrumento es un proceso que se va dando paulatinamente, y a los dos o tres meses se lo brindan en comodato. En las clases no solo ensayan sino que también aprenden sobre lenguaje y lectura de partituras.

Sin embargo, a pesar de lo bueno del programa, la madre también recalcó el poco presupuesto que le dedica el GCBA. “Este programa surge como una necesidad para sacar a los pibes de los barrios de la calle, para que la escuela siga siendo un espacio de contención a través de la música”, aseguró, pero aclaró: “Los educadores son todos precarizados porque tienen contrato. Es muy lindo el proyecto, lástima que como tantas cosas de la Ciudad se hace más a pulmón que con presupuesto”.

Asimismo, contó la situación de discriminación que vivió uno de los docentes del programa cuando era alumno: “Uno de los profesores de mi hija, que hoy trabaja en el Colón, surgió de estas orquestas, teniendo que haber escuchado a la ministra Soledad Acuña, cuando era subsecretaria de Educación, decir que no le iba a dar instrumentos a los pibes de la villa porque ‘se los fuman’. Habían logrado una beca, fueron a pedir financiamiento para los elementos y se los negaron. Entonces las familias se organizaron y consiguieron sus propios sponsors. La mayoría de esos pibes hoy siguen siendo docentes de orquesta”, afirmó.

Actualmente, los padres, en conjunto con el Consejo Consultivo de la Comuna 3, están convocando a los vecinos a unirse, porque debido al egreso de algunos alumnos que no pudieron continuar y el hecho de que no hubo ingresos durante la pandemia, algunos grupos corren peligro de cerrarse. “Hay vacantes por esta vuelta a la presencialidad y los egresos que se dieron durante la pandemia. Teníamos que empezar a convocar porque sino los profes se quedan sin laburo. Se manejan por grupos y si se cierran, se pierden puestos de trabajo”, destacó Gabriela.

Y apuntó que las actividades que se desarrollan por la mañana tienen desayuno y almuerzo y las que funcionan por la tarde tienen merienda, lo que puede ayudar a muchas familias en este contexto tan complejo. “La orquesta es una posibilidad de inclusión y de igualdad. A los vecinos les digo que participen aquellos que estén interesados. Es una experiencia muy buena para los pibes. Es acercarse a la música de otra manera y uno como padre también va aprendiendo otras cosas. Está bueno, podes disfrutar y compartir esta experiencia con ellos y verlos con la seriedad y el compromiso que tienen ante una presentación”, concluyó.