|

Intentan desalojar a 7 familias en Balvanera

Efectivos de la Policía Metropolitana perteneciente al Área de Contravenciones y Faltas se presentaron el lunes pasado en el edificio ubicado en Pichincha 191 en el barrio de Balvanera con una orden de allanamiento con posterior desalojo ordenado por el juez Norberto Tavosnanska, titular del juzgado 17 en lo Penal, Contravencional y de Faltas.

En el lugar viven 7 familias, entre las cuales se incluyen 14 menores y1discapacitado. En la medida se alegó riesgo de vida ante un supuesto peligro de derrumbe por las condiciones edilicias. Tras varias horas de negociación entre la Fiscalía y vecinos el operativo fue suspendido por 48 horas y en el lugar permanece personal de la Policía Metropolitana.

Margarita Pérez, residente en el edificio contó a Abran Paso que el informe que realizó la Guardia Auxilio es distinto al que presentó la Fiscalía, el de la Guardia advertía que sólo se necesitaba repara las paredes y el cableado.

Un conjunto de organizaciones intervinieron en la causa y aportaron la visión de algunos arquitectos que consideraron que nada de lo planteado por la Fiscalía es correcto y que el lugar es habitable. El predio es un antiguo hotel con 6 entradas y algunas familias llevan mas de 15 años viviendo en el lugar.

Algunos expertos consideran que el valor inmobiliario de la zona cuanta con cifras significativas, lo que hace sospechar que el objetivo no es salvar a las familias de un derrumbe, sino obtener importantes ganancia de una eventual venta de esa propiedad.

Un vecino observó “estamos frente al Spienetto, es un lugar turístico y nos quieren sacar porque consideran que la zona no está a nuestra altura. Tengo entendido que quieren hacer un Centro de Atención Comunal”

“Nos quieren sacar a la fuerza de nuestras casas sin brindarnos ninguna solución a nuestro problema habitacional. Nos dicen que debemos ir a paradores que se encuentran desbordados, y ni siquiera contemplan un galpón donde podamos dejar nuestras cosas, como debería ser en estos casos.” agregó Margarita Pérez.

Vecinos y organizaciones permanecen en estado de alerta permanente, organizándose en asambleas, siempre baja la mirada de los efectivos de la Metropolitana que se encuentran apostados en el predio.