|

La comunera del Parque

La Juntista de la Comuna 3, María Suárez, se mostró sorprendida por la velocidad con la que avanzan las obras para la construcción del Parque de la Estación.

“Lo importante es que el Parque se pudo hacer y fue consensuado por todos los legisladores de los diferentes espacio políticos. La Mesa de Trabajo y Consenso del Parque de la Estación es una aditivo que no existe en ningún proyecto anterior, sienta un precedente para todo lo que se haga en intervención del espacio público de estas dimensiones”, destacó María Suárez en diálogo con Abran Paso.

Orgullosa de la inminente inauguración del Parque, la comunera afirmó que es la consecuencia de haber sostenido un proyecto que parecía “utópico”. “Eran terrenos ociosos del Ferrocarril Sarmiento, con miles de conflictos atravesados por los distintos organismos que intervenían, hasta que logramos instalar nuestro reclamo en la agenda política del Gobierno actual”, destacó.

Los vecinos, mediante los Consejos Consultivos de las Comunas 3 y 5, deberán trabajar para agilizar las acciones que mejoren su calidad de vida. “Eso se tiene que traducir en que las escuelas públicas puedan usar el lugar, que el uso deportivo sea para todos los vecinos, centros comunitarios, personas que viven hacinadas en casas colectivas o en departamentos que no tienen ni balcón”, remarcó.

Según la Comunera, el objetivo del Parque de la Estación es que sea un espacio de encuentro que fortalezca el tejido social que se está debilitando, “que nos podamos mirar a la cara, hacer cosas en conjunto, donde se puedan debatir temas que tengan que ver con la Comuna y se hagan huertas comunitarias”.

Los integrantes de la Mesa de Trabajo y Consenso del Parque de la Estación pensaron que los plazos iban a ser más largos. Por eso están conformes con el avance de la obra. Ahora buscan pasar a la etapa de construcción del enorme galpón que tiene 3.800 metros cuadrados. La Mesa será la encargada de proponer todas las actividades que se realicen en el Parque y en el SUM comunitario.

La siguiente etapa llevará más tiempo, pero los vecinos quieren que se respete el mismo proyecto que logró la ausencia de la especulación inmobiliaria. El mecanismo incluye un diálogo fluido entre las áreas del Gobierno de la Ciudad a cargo de la obra, los Vecinos por el Parque y los comuneros que participan del proyecto.