|

“La jueza da lugar a todo lo que presentan los asesinos de mi hijo”

La familia de Adrián Continello considera que la jueza protege a la empresa constructora. Foto Radio La Salada.

Los padres de Adrián Continello denunciaron que la jueza a cargo de la causa por el derrumbe que terminó con vida de su hijo no investiga los incumplimientos de la empresa constructora perteneciente a los hermanos Caputo.

El 1° de abril Adrián Continiello falleció y varias personas resultaron heridas por el derrumbe de parte de un supermercado en San Cristóbal, lindero a una obra en construcción, en Pavón 3094. El trágico derrumbe se habría producido a raíz de las tareas de excavación en la obra lindera y ya había sido advertido por el dueño del supermercado, quien había reclamado a los responsables de la obra que extremaran los cuidados en la seguridad de la construcción.

La familia de Adrián Continello considera que la jueza a cargo de la causa no investiga porque los responsables de la obra tienen vínculos cercanos con el Poder.

La causa está caratulada como homicidio culposo y recayó en el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Número 9. Hasta el momento, el único imputado es el arquitecto encargado del proyecto y de la dirección de la obra, Eduardo Agustín Aguaviva.

Aguaviva es empleado jerárquico de la constructora Caputo Hermanos SA, empresa de Flavio y Hugo Caputo, hermanos del ex ministro de Finanzas Luis Caputo y “hermanos de la vida” del presidente Mauricio Macri.

“La jueza Graciela Dalmas le da lugar a todo lo que presentan los peritos de los asesinos de mi hijo. El perito de Aguaviva se me acercó y me dijo que está tranquilo porque esto no va a pasar a mayores. Lo único que le puede llegar a pasar es que le saquen la matrícula, no va a ir preso. Puede seguir trabajando porque otro firma por él. Todo es a favor de los asesinos, que son de la constructora Lybster S.A., de los hermanos Caputo”, afirmó la madre de Adrián, Norma Farelo, en diálogo con Abran Paso.

Abran Paso entrevistó a las familias de Adrián Continello y Adriel Delgado. Foto Red de Vecinos Manzana 66

“Ellos van a hacer un análisis del material del edificio. Quieren hecharle la culpa a la construcción de la casa donde vivía”, agregó.

Su padre, Jorge Continello, rechazó esa estrategia, “si yo tengo una casa de papel, y al lado me va a construir, me tienen que respetar mi casa de papel, porque es mi casa, está en mi terreno. Me tienen que construir al lado o tomar las medidas necesarias para que mi casa no se me caiga”, destacó.

Eso fue lo que no se cumplió en esta construcción. Se excavó más metros de lo permitido y no se apuntalaron las paredes linderas cada vez que se sacaba tierra. La empresa constructora del edificio intentó ganar tiempo y ahorrar dinero sin cumplir con las disposiciones que corresponden en estos casos. 

Había denuncias previas

Esta situación fue denunciada la UOCRA semanas antes del derrumbe, la Justicia había dispuesto la interrupción de la obra y una audiencia que se debía realizar al día siguiente de la tragedia, pero la constructora no cumplió. 

La familia de Adrián considera que la persona que manejaba la retroexcavadora también tuvo responsabilidad. “Él notó que el edificio se venía abajo en pocos minutos. Podría haber avisado a los vecinos que evacuen el lugar, pero prefirió tomar ese tiempo para correr la máquina y protegerla”, denunció Norma.

El camino por la justicia parece ser arduo. La presiones para que reine la impunidad son muchas, pero la familia de Adrián Continello está decidida a llegar hasta las últimas consecuencias. Con el acompañamiento mutuo de la familia de Adriel Delgado y de organizaciones como la Red de Vecinos Manzana 66 seguirán luchando para que se haga justicia.