|

La Justicia llamó a una audiencia por el cierre del Jardín del Hospital Ramos Mejía

El Juzgado de primera instancia en lo Contencioso Administrativo y Tributario Nº 18 Secretaría Nº 36 citó a las familias, en su carácter de amparistas, y a autoridades del Ministerio de Educación e Innovación de la Ciudad de Buenos Aires, para celebrar una audiencia el próximo lunes 25 de febrero a las 11 hs. en Tacuarí 124.

Allí se debatirá el recurso presentado por las familias para evitar el cierre de la Sala de Lactarios en la Escuela Infantil N°6 DE 6 del Hospital Ramos Mejía.

La acción colectiva de los familiares es patrocinada por la Dra. María Cecilia Fernández, quien forma parte del Grupo de Litigio Estratégico, precursor de las acciones judiciales vinculadas a la falta de vacantes. Llevan realizados más de 150 amparos individuales favorables.

Según las familias litigantes, la política del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires no construye nuevas escuelas y cierra las que existen desde hace más de 11 años. Denuncian que se achican horarios, achican matrícula y abandonan edificios.

En Nivel Inicial, consideran que se abandonaron los edificios por años y se usa eso como excusa para mudar las Escuelas Infantiles de 45 días a 5 años. Desaparecen las salas de maternal y se intentan reemplazar por Centros de Primera Infancia. Los CPI no pertenecen al Ministerio de Educación e Innovación de la Ciudad de Buenos Aires sino al de Desarrollo Humano y Hábitat, esto exime de la obligación de tener docente a con título a cargo de cada grupo.

En Nivel Primario cerraron cientos de grados, muchas escuelas de media jornada se transforman en completas en lugar de crear nuevas, muchos docentes fueron pasados a disponibilidad y se quitó la opción de escolarizar turno simple.

En Nivel Medio, con los constantes cambios de planes, desaparecieron las orientaciones técnicas, humanísticas y artísticas.

En todos los niveles  se verifica el intento de venta de edificios, los sueldos docentes están por debajo de la canasta básica, más de 12.000 niños y niñas sin vacante y 12.000 más en los CPI que no son escuelas.

Después de diversas acciones de protesta y algunas reuniones con autoridades del Poder Ejecutivo, la comunidad educativa del Jardín del Hospital Ramos Mejía llega a los tribunales. Las familias esperan que la Justicia reparé aquello que fue dañado por el Gobierno porteño.