|

La Legislatura vuelve a funcionar en Enero para tratar el traspaso de la Federal a la Ciudad

La sesión extraordinaria será el lunes 18 de enero. El gobierno porteño confía en un apoyo unánime de los distintos bloques a la propuesta de transferencia y unificación de las fuerzas de seguridad. Sin embargo, legisladores opositores ya manifestaron reparos.

“La Ciudad tiene una gran oportunidad con esta transferencia”. Martín Ocampo, flamante ministro de Justicia y Seguridad porteño no oculta su entusiasmo. Luego de muchos años de debate, finalmente un sector importante de los efectivos de la Policía Federal estará controlada por las autoridades de la Ciudad. “Es un acto de justicia” aseguró en los micrófonos de Frecuencia Zero y se mostró muy confiado en el apoyo de todos los legisladores porteños a la decisión.

Esta semana, el Jefe de Gobierno Rodríguez Larreta anunció la convocatoria a sesiones extraordinarias el lunes 18 de enero para sellar el acuerdo y comenzar el traspaso. “Vi mucho entendimiento del gran momento que estamos viviendo en la Ciudad y vi a los legisladores en ese compromiso, incluso aquellos sectores que tienen otras ideas para colaborar en este proceso” manifestó Ocampo tras una serie de reuniones con los presidentes de bloques.

En ese grupo, podría incluirse a Paula Oliveto Lago, quien se mostró de acuerdo con la traspaso pero advirtió que durante mucho tiempo hubo conflicto por la coordinación de las fuerzas en la Ciudad, por lo que repercutía en un mayor grado de inseguridad. En ese sentido, la diputada por la Coalición Cívica destacó que los efectivos de la Federal deberán tener los mismos derechos y salarios que la Metropolitana para evitar conflictos y que, a su vez, se debería revisar las actuales cúpulas de la fuerza federal ya que “Si no descabezas a los jefes de las comisarías no sirve de nada”.

En el mismo sentido, pero diferenciándose claramente de la propuesta de Ocampo, apuntó el legislador por el Frente de Izquierda y los Trabajadores Marcelo Ramal, quien aseguró que, con la transferencia de la policía Federal, la Ciudad asume una estructura sospechada por sus cajas paralelas y sus vínculos con el delito. “ Una prueba de ello es que la transferencia mantiene inalterado el régimen de los adicionales. A través de ellos, se privatiza la función de seguridad y se establece un mecanismo de manipulación de los jefes policiales sobre sus subordinados”. Ramal, advirtió que estos planteos fueron manifestados al ministro Ocampo. “Le dijimos al ministro que, si se asume intacta esta estructura corrupta, es por una sola razón: necesitan de ella para reforzar un orden represivo en la Ciudad, de cara a los brutales antagonismos sociales que se manifiestan cotidianamente”. A su vez, Ramal anticipó su oposición al proyecto oficial de traspaso, que “además, reeditará en la Ciudad una crisis política similar a la que vivimos en Buenos Aires en estos días”.

Por su parte Oliveto Lago afirmó que una verdadera autonomía sería con la inclusión del puerto y la Inspección General de Justicia.

Respecto al tema económico, Ocampo manifestó que el proceso de unificación tiene un impacto económico que ya se ha evaluado y que la transferencia de los fondos son los mismo fondos que hoy se destina al presupuesto de seguridad en la Ciudad. Por otra parte, Ocampo señaló que deben generar los recursos para equiparar los salarios de los efectivos federales con respecto a la Policía Metropolitana.

En dos semanas, todos se verán la cara y, reunidos los 60 legisladores, definirán el futuro de las fuerzas de seguridad en la Ciudad.