|

Las organizaciones del barrio frente al aumento de la inflación y la pobreza en San Cristóbal

Tal como contamos en este medio la semana pasada, se aceleró el aumento de precios de los alimentos y el costos de las canastas básica y alimenticia en la Ciudad de Buenos Aires y sus barrios. Para conocer cómo se refleja esta situación en la Comuna 3, conversamos con la referenta de una las organizaciones que entrega comida en la zona. Por Martín Bustamante.

En el corazón de San Cristóbal, un barrio vibrante que enfrenta desafíos económicos, nos sumergimos en una conversación con María Clara Díaz, referenta de la Unidad Básica “La Razón de Mi Vida”.

En este artículo, exploraremos los desafíos que la comunidad enfrenta, las iniciativas solidarias que surgen en medio de la adversidad y cómo la pobreza, exacerbada por la crisis económica, trasnformó la realidad cotidiana de quienes buscan apoyo.

La Unidad Básica “La Razón de Mi Vida”

Ubicada en San Cristóbal, “La Razón de Mi Vida” solía ser un refugio de ayuda, distribuyendo bolsones de alimentos cada lunes alrededor de las tres de la tarde. Sin embargo, la situación dio un vuelco inesperado. María Clara cuenta que dejaron de recibir mercadería y que la última entrega de bolsones se realizó a mediados de diciembre. La Navidad y el Año Nuevo llegaron sin las tradicionales provisiones de pan dulce y alimentos.

A pesar de la falta de recursos, la comunidad de San Cristóbal muestra una notable resiliencia. María Clara comparte cómo han surgido proyectos como la Red Productiva de San Cristóbal, donde mujeres locales se unen para coser y generar ingresos. Además, se ha implementado un nuevo proyecto con mujeres dedicadas a cuidar plantas, ofreciendo una alternativa para paliar la crisis económica.

El impacto de la crisis económica en San Cristóbal

La crisis económica ha golpeado con fuerza en San Cristóbal. El índice de precios en la Ciudad de Buenos Aires ha aumentado un 20,1%, generando una escalada del 30% en los alimentos. Este incremento afecta directamente a aquellos que ya se encontraban en una situación vulnerable, creando nuevos rostros de angustia. Personas que antes no pedían ayuda ahora buscan apoyo, enfrentando dificultades para acceder a subsidios habitacionales.

María Clara relata cómo la pérdida de empleo ha llevado a la aparición de nuevos pobres, aquellos que antes podían costear un alquiler y que ahora se encuentran en situación de calle. La desesperación se refleja en quienes buscan ayuda en “La Razón de Mi Vida”. La unidad básica, que solía entregar entre 30 y 40 bolsones, ahora enfrenta la cruda realidad de no poder distribuir ninguno.

A pesar de la complejidad de la situación, la comunidad de San Cristóbal demuestra una movilización admirable. A través de la voz de María Clara Díaz Prudan, conocemos la realidad tangible de aquellos que luchan contra la pobreza en este rincón de Buenos Aires. En tiempos difíciles, la solidaridad se erige como un puente vital para superar los desafíos y construir un futuro más esperanzador para todos.