|

¿Leyes en la basura?

La Ley de Basura Cero de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires está promulgada desde enero de 2006 y fue reglamentada 14 meses después, y se propone la reducción en forma progresiva de los residuos enviados a los rellenos sanitarios. Es, según las autoridades pertinentes, uno de los ejes ambientales de la gestión del Jefe de Gobierno, Mauricio Macri. El urbanista Pablo Wisznienski, quien fuera uno de los redactores de la legislación, cuestionó la demora para la implementación y ofreció sus propuestas: “El 50 por ciento de los residuos que estamos generando son orgánicos. Hay que atacar la transformación como recurso, que es lo que no se ha incorporado”
“El atraso esta dado porque hasta ahora, todo lo que se está recuperando por los recolectores urbanos cooperativizados alcanza a un determinado porcentaje. Pero lo que realmente tiene que hacer la ciudad, que es lo que estamos reclamando, es el tratamiento de lo orgánico. Porque resolvería la mitad del problema”, declaró el especialista en una entrevista realizada por la radio Frecuencia Zero. “Hoy en día en el país ingresan 12 millones de botellas, apenas el 27 por ciento de eso estamos recuperando”, aseguró.
“No es juntando los desechos de una botella frente a otra de los mismos colores, sino separando y sabiendo que hay que distinguir las etiquetas, las tapitas, limpiarlas realmente. Porque ese es el valor que tienen las cooperativas. Si hoy el cristal lo están pagando, como viene, $1,70 el kilo y, en cambio, cuando viene mezclado es $0,70, es obvio que están desperdiciando el 50 por ciento de los ingresos”, ejemplificó el ambientalista sobre las posibles mejoras respecto a transformación residual. “Nosotros les estamos enseñando a separar de otra forma y así valorizar los plásticos; para que ganen mucho más”, agregó.
“Con la fuerza de la opinión publica podemos lograr que opositores trabajen mancomunados, hay temas que son políticas de estado y no importa el color político”, manifestó el ecologista y también se refirió a que ellos podrían aportar las experiencias de los cartoneros y de las universidades, en lo que es diferenciación de residuos. “En la provincia de La Rioja, donde lo que entra al contenedor no sale, y así se evita el cirujeo espontaneo, sólo están trabajando los que están cooperativizados. Y de esa manera eliminamos toda la basura que se esparce de manera incontrolada”, reflexionó.
“Para nosotros es importante que ‘Cady’ se haya incorporado al gobierno trabajando y concientizando sobre estos temas. Nada se hace de la nada o solamente criticando, sino haciendo propuestas y eso es lo que reclamamos a nuestros compañeros”, expresó Wisznienski en referencia al titular de la Agencia de Protección Ambiental (APRA), Juan Carlos Villalonga. “En cambio el ministro de Ambiente y Espacio Público, Edgardo Cenzón, viene de otras áreas administrativas, es un economista. Uno le da la experiencia administrativa y el otro la verde”, añadió.
“Ellos tienen que dar el mensaje. Los publicitarios tienen que buscar los slogans y los dibujitos para transmitir esto y a su vez empezar a trabajar en las escuelas primarias y secundarias. Crear grupos de voluntarios es la única forma. En mi experiencia en un municipio chico como Tapalqué estuvimos separando en origen, transformábamos a los chicos en los vigiladores que en su casa garantizaban la separación. Que a su vez cada cual con bolsas de distinto color y con camiones de recolección distintos. Hoy se recoge todo en el mismo camión”, contó el entrevistado en el programa Contragolpe.