|

Los vecinos merecían un festival a cielo abierto

La Asociación de Comerciantes, Profesionales e Industriales de la Avenida Entre Ríos (ASOER) organizó el primer Festival Cultural a Cielo Abierto en Av. Independencia, entre Combate de los Pozos y Entre Ríos.

A poco más de una semana del Festival Cultural a Cielo Abierto, realizado el sábado 8 de diciembre en la avenida Independencia, Andrea Carricaburu, presidenta de la Asociación de Comerciantes, sostiene que el  evento superó las expectativas de los organizadores.

El Ministerio de Cultura de la Ciudad, a través del Programa Barrios Creativos, dispuso 200 sillas y un escenario de 10 metros de ancho por cinco de profundidad con luces y sonido. “Era un super escenario”, considera.

Semejante escenario fue necesario porque eran muchos los artistas en escena en cada entrada, como el ballet folclórico Abrazo Abierto del club Centro Juvenil, la orquesta típica La Vidú, la Compañía Lírica Teatral Dov’è la bussola? y la banda rock metal Osario. La cantante de tango Patricia Malanca, qué fue nominada al Grammy Latino a Mejor Álbum de Tango por su disco Bucles, demostró todo su talento.

Los gestores del evento pidieron 50 sillas, pero les llevaron 200. Cuando las vieron desplegadas consideraron que era muy difícil llenar esos espacios. El festival empezó poco después de las 18 hs. con los 200 lugares cubiertos y cuando terminaron, a las 0 hs, los espectadores seguían sentados. Los vecinos merecían este evento “Todo el tiempo estuvo lleno de gente”, se enorgullece Andrea.

Antes de comenzar con los shows de escenario, zanquistas con vestuario navideño y aros hula hula verdes se desplegaron entre el público y para cerrar la jornada se realizaron sorteos con 100 regalos cedidos por los comerciantes de la zona.

Según Andrea Carricaburu, la actividad fue organizada con mucho tiempo de anticipación y fue indispensable la participación de muchos vecinos y comerciantes que trabajaron como voluntarios. “Todos se hicieron cargo de alguna parte del evento”, destaca.

La iniciativa logró una gran repercusión. “No podían que creer que sea un espectáculo para la gente y con gente del barrio. El logro es infinito”, agrega.

La presidenta de la Asociación considera que el evento ayuda difundir los objetivos para los cuales trabajan, “nosotros creemos en una ciudad donde la gente pueda comprar, estudiar y desarrollar su trabajo en el barrio. Esto es muy virtuoso, es algo que a nosotros mismo nos costó comprender. Se había perdido la esencia de barrio, pero había ganas de juntarse”.

“Si logramos volver a profesionalizar el comercio de la Ciudad, podemos ayudar a que nuestros vecinos compren acá y, además, crear sensibilidad en la gestión gubernamental para que haya más universidades, mejores escuelas y los vecinos se queden a trabajar en el barrio”, concluye Carricaburu.