|

Murga, murales y solidaridad en el reclamo de justicia por Pachu (podcast 🎧 y nota ✍️)

A tres años del asesinato de Adriel Delgado, su familia denuncia que la investigación no avanza. El arte, el cariño de los vecinos y el trabajo comunitario se erigen como un refugio para transitar el dolor de sus seres queridos. La sorpresa que les "devolvió las ganas de vivir". Por Martín Bustamante

Hernan Delgado sale de su casa, cruza la vereda y se para para frente al mural en homenaje a su hijo, “Pachu”. El primero de mayo de 2019 Adriel Delgado fue atropellado por una camioneta en la esquina de Independencia y La Rioja. Su crimen está impune y todavía no se identificó al conductor responsable del siniestro vial, quien luego del impacto contra el joven se dio a la fuga.  

“La verdad es que hoy por hoy la investigación está en la nada. Hace dos meses, la mamá de mis hijos fue a la a la Fiscalía a una reunión y le sugirieron que dejemos de usar las remeras de Justicia por Pachu, como diciendo ‘tenés que vivir tu vida'”, cuenta Hernán y responde: “para nosotros las remeritas son un montón y es el reclamo de justicia que vamos a llevar siempre donde vayamos. Estuvo de más decirle eso a una mamá, innecesario”.

Mural de Adriel “Pachu” Delgado en la plaza Sargento Cabral.

En estos años no se verificó ningún avance en la investigación, aunque también estuvo la pandemia de por medio. Todo lo que se hizo fue en el marco de acciones científicas para ver cómo fue el siniestro. En ninguna imagen de las cámaras de seguridad se ve la patente de la camioneta que atropelló a Pachu. Son claras, pero cuando se agranda la imagen para ver los números se pixela.

“Yo me acuerdo, no me olvido nada nunca, que llegué de enterrar a mi hijo y, así como llegué, con un grupo de amigos y amigas, tuvimos que salir a ver si la policía había buscado las cámaras”, agrega Hernán.

La solidaridad es uno de los principales motores para procesar el dolor que implica la pérdida de su hijo. El primer jueves de mayo la Olla solidaria Adriel de la Cabral cumple dos años. “Durante la pandemia estuvimos poniendo el pecho junto a los amigos y vecinos del barrio con los recursos que conseguimos de algún local o negocio que nos dona”, destaca Hernán.

Durante el primer año funcionó los lunes, jueves y domingo con una merienda en la plaza Sargento Cabral (Velasco Ibarra). Luego, comenzó a mermar la mercadería y la iniciativa se restringió a los jueves. “Está todo muy caro, porque el pollo o la verdura salen de nuestro bolsillo y de los chicos que
organizamos la olla”, cuestiona Hernán. “Ayudar también sana un poco y lo hacemos con el nombre de él”, agrega.

La solidaridad en plena acción. Foto. Facebook Olla solidaria “Adriel de la Cabral”

Hace algunas semanas, Hernán y la familia de Pachu recibieron una noticia que les cambió la vida: “Adriel tiene un hijo, de dos años y tres meses, que se llama Benjamín Valentino. Nació el cinco de enero del 2020, tiene dos años y nosotros no sabíamos”, cuenta él, ahora abuelo, emocionado.

La mamá del niño estaba con un mes de embarazo cuando asesinaron a Pachu. La familia de él no la conocía y temió ser rechazada. “Nos dejó un pedacito de él y nos devolvió las ganas de vivir. Somos una familia que nos apoyamos mucho. Más más allá del dolor que me va a acompañar de por vida, trato de
buscar siempre lo bueno, lo positivo y hacer cosas en el barrio, siempre con la esencia de Pachu que, como lo verás, está intacta acá en la plaza entre sus amigos”.


Este episodio fue realizado con mucho cariño por:

Martín Bustamante (conducción y producción periodística).

Reynaldo Vega (edición y musicalización).

Sole Vela (producción en redes sociales).

Agradecimientos: Alberto Aguilera (Red de Vecinos Manzana 66) y Hernán Delgado.