|

Palo y zanahoria: la propuesta de Feletti para bajar el precio de los alquileres

La Secretaría de Comercio Interior analiza propuestas de la Federación Nacional de Inquilinos y de las cámaras inmobiliarias para aumentar la oferta de unidades para renta. Más allá de los diagnósticos disímiles, las partes aseguran que es un buen comienzo. Por Martín Bustamante

La amplitud de propuestas oscila entre la plena defensa de la Ley, un impuesto a la vivienda ociosa, la compra de unidades por parte del Estado, exenciones impositivas para los propietarios, implementación de actualizaciones semestrales y reducir el tiempo de contrato de tres a un año.

La claridad de los términos del debate constituye un punto nodal ¿Hay propiedades que no se destinan ni a la venta, ni a alquiler, ni para uso recreativo? Las cámaras inmobiliarias y las empresas desarrolladoras dicen que no, las asociaciones de inquilinos sostiene que si. Para los primeros se quiere afectar al que tiene una propiedad para renta, los segundos apuntan contra quienes tienen más de cinco unidades. “Las viviendas no son para alquilar, sino para especular”, afirman.

“Se acordó en buscar alternativas entre todas las partes para aumentar la oferta de las unidades de departamentos de casas en alquiler que es importantísimo y urgente”, afirmó en IP Noticias el presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina, Alejandro Bennazar.

“El Secretario de Comercio dijo públicamente que una mezcla entre palo y zanahoria es algo que hay que generalizar. Se refiere a una penalidad para quienes tienen viviendas vacías y algún tipo de exención impositivas para quienes tienen las viviendas en alquiler”, destacó el presidente de la Federación Nacional de Inquilinos, Gervasio Muñoz en diálogo con la periodista Julieta Tarres por CNN Radio.

La Cámara Desarrolladores y Empresarios de la Vivienda hicieron advirtieron que la afectación fue muy importante y ven complicada la ejecución de obras que estaban destinadas a alquileres sobre renta. Desde su perspectiva, hay propiedades que nunca se volverían en el mercado locativo y para convencer esos inversores plantean contratos de un año, a elección del inquilino.

“Apenas entras a la vivienda, desarmas los bolsos, colgas unos cuadritos y al otro día tenes que estar descolgando el cuadrito, armando en los bolsos y buscando a otra vivienda. Eso es flexibilizar completamente el acceso a la vivienda en Argentina. Eso sería una tragedia directamente. Liberar el precio de los alquileres sería una medida superinflacionaria”, respondió Muñoz.

El impuesto a la vivienda ociosa que proponen los inquilinos imita experiencias de Londres, París, Nueva York y Montevideo que buscan limitar la concentración del mercado (además, Argentina tiene sus propiedades dolarizadas desde la última dictadura). El fundamento, según Gervasio Muñoz es que “cuando al mercado inmobiliario se lo deja hacer cualquier hay es crisis habitacional”.

“En nuestra jerga no existe el término de vivienda ociosa como término general. Se puede alquilar en términos temporarios y volver a tener vacía, en estado óseo, cuando una propiedad no está en condiciones de ir al mercado o puede estar para el ocio que puede ser una condición también de compra”, respondió Bennazar sobre la propuesta de los inquilinos.

“Pensamos que tiene que haber un balance en el modo de contrataciones, pero también pensamos que no puede haber tal cantidad de viviendas ociosas. Hay que buscar una presión impositiva mayor al que tiene la vivienda ociosa porque se vuelve un bien de especulación”, destacó el secretario de Comercio Interior Roberto Feletti en C5N junto a Victor Hugo Morales y Estefanía Pozzo. También aclaró que “no es lo mismo el que tiene uno o dos departamentos y los alquila, que alguien que empieza a tener ya más de cinco unidades”.

Escuchá el informe periodístico completo en este podcast de Abran Paso