|

“Para Macri el empleo lo generan solo los empresarios”

Luis Alberto Caro, presidente del Movimiento Nacional de Fábricas Recuperadas por los Trabajadores, manifestó su preocupación ante el sorpresivo veto del Jefe de gobierno porteño a la ley que extendía por 6 años el plazo para la expropiación de 22 empresas recuperadas de la Ciudad.
Es la tercera vez que Mauricio Macri veta una iniciativa de la Legislatura que favorece a las “empresas sin patrón”.
“La ley vetada, la 4452, era una prórroga de la vigencia de leyes anteriores” explica Caro. “La primer ley marco, la 1529, que se votó en 2004, expropiaba definitivamente los establecimientos recuperados por sus trabajadores en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Luego hubo dos leyes de prórroga porque el gobierno porteño no cumplía con la declaración de interés público y la expropiación de los establecimientos. Entonces la Legislatura votó la prórroga para la vigencia por seis años de esa ley. Esto fue lo que vetó el Jefe de Gobierno”. Lo que más sorprende en este caso es que la ley 4452 había sido votada hace tan solo 35 días con el consenso de todos los bloques de la Legislatura porteña. En todos los casos, Macri fundamentó su veto afirmando que la prórroga del plazo que fija la ley de expropiaciones; la incorporación a la declaración de utilidad pública de inmuebles e instalaciones y la disposición sobre esos bienes que integrarán el dominio público debieron seguir el procedimiento de doble lectura y audiencia pública establecido por los artículos 89 y 90 de la Constitución de la Ciudad.
Lo concreto es que según denuncia Caro y todos los referentes de las empresas recuperadas, ahora los trabajadores que forman parte de estas cooperativas se encuentran mucho más desamparados en los procesos judiciales que mantienen con sus antiguos dueños. “En la Ciudad de Buenos Aires hay cerca de 5000 puestos de trabajo recuperados por los propios obreros, de los cuales la mitad quedan desguarnecidos por el veto de esta ley” explica el presidente del Movimiento Nacional de Fábricas Recuperadas. “Hay algunas que son quiebras, otras fábricas fueron abandonadas por sus dueños, y ahora concretamente los juicios de la quiebra o los dueños, después de más de 10 años pueden querer volver a recuperar el establecimiento y desalojar a los trabajadores. Hay un caso emblemático, que es el hospital Israelita, que fue recuperado por 65 trabajadores en el año 2004, hoy son 230 trabajadores de la salud que mantienen el hospital que da servicio a la comunidad y esta ley que se vetó deja desguarnecidos a estos trabajadores” explica Caro.
A su vez, frente a los argumentos que declaró la vice jefa de gobierno porteño María Eugenia Vidal, quien afirmó que para el gobierno había otras prioridades de mayor urgencia, Caro afirma que entodas l gestión del macrismo no se gastó un peso en este tema, es decir que en todo este tiempo, a los porteños no les costó nada que las fabricas funcionen. “Por otra parte, si era una cuestión presupuestaria nos hubieran dicho, vetan la ley pero no hay propuesta de cambio” afirma Caro.
Un movimiento acostumbrado a las adversidades

Frente a este repetido panorama, Caro anuncia que el Movimiento ni se quedará de brazos cruzados. “Queremos una reunión con Macri para cuando vuelva de sus vacaciones para que diga por qué éste veto. Esta es una medida antidemocrática y es ilegal, porque el Estado incumplió las leyes de expropiación. Y por lo tanto es un incumplimiento de sus deberes de funcionario público. Y en paralelo haremos una marcha. Nosotros vamos a resistir, como Brukman que resistieron tres desalojos, porque entendemos que aquellos dueños que han abandonado los establecimientos, que los han quebrado y ahora fueron recuperados por sus trabajadores tienen una legitimidad que debe ser amparada por la legislación y por los gobernantes.Lo único que se quiere hacer es ejercer el derecho constitucional de trabajar, pero esto parece que no lo entiende el jefe de gobierno” dispara Caro. “Acá hay un criterio ideológico que es antiobrero. Hay una idea que el empleo lo generan solo los empresarios. Si eso es así, nosotros vamos a resistir con toda la fuerza”.