|

Predio Ayacucho y Perón: Respuestas a medias y nuevas incógnitas

Luego de lograr que el Gobierno de la Ciudad les diera una respuesta sobre la situación del terreno donde quieren hacer una plaza, los vecinos se plantean varias dudas debido a la falta de documentación específica y afirmaciones dudosas sobre el proceso de remediación del suelo. Por Ximena González

A fines de febrero, el Consejo Consultivo Comunal 3 recibió un mail de la Defensoría del pueblo con la contestación de la Dirección General de Evaluación Ambiental (DGEVA) del Gobierno porteño con respecto al estado de las tierras ubicadas en Ayacucho y Teniente General Juan Domingo Perón (Balvanera), donde hace algunos años había una estación de servicio.

La nota adjunta en ese correo, firmada por la titular de DGEVA, María Luján Azcurra, explicaba que el lugar pertenecía a Petrobras Argentina, que había sido inscripto como Sitio Potencialmente Contaminado y que allí se realizaron los Estudios Hidrogeológicos y tareas de remediación correspondientes, por lo que no se necesitaban acciones adicionales con respecto a la recomposición ambiental. El establecimiento había ya sido otorgado para el uso como subsuelos con destino estacionamiento, actividad comercial en planta baja y viviendas por encima de ese nivel.

Sin embargo, la desconfianza de los vecinos apareció cuando notaron que en el mail faltaban los escritos que se mencionan, y que supuestamente estaban adjuntados. Debido a eso, volvieron a comunicarse con la Defensoría para hacer el pedido formal de los archivos nombrados en la nota de la dependencia porteña y toda otra documentación que se haya agregado. Con esto los vecinos querían comprobar el complimiento de la Resolución 1102/2004  de la Secretaría de Energía de la Nación que en su artículo 35 expresa que cuando se cierre una explanada en la que haya habido almacenaje de combustibles y se le intentare dar otro destino, se le debe exigir al propietario la erradicación de las instalaciones existentes, la ejecución de estudios del suelo y una certificación de inexistencia de contaminación con hidrocarburos en el predio.

Pero desde el organismo les indicaron que desde el GCBA no les enviaron ni los estudios hidrológicos, ni el certificado de auditoría de retiro de los tanques del Sistema de Almacenamiento Subterráneo de Hidrocarburos (SASH), ni los informes de monitoreo post extracción de los SASH. También les aclararon que intentaron comunicarse telefónicamente y por correo electrónico con la dependencia responsable pero no les reenviaron los archivos, a la vez que aseguraron que se volvió a emitir un oficio para solicitar que esto se haga.

Los documentos, que son información pública, no fueron vistos todavía por la Defensoría ni por el Consejo pero el terreno ya estaría habilitado para que allí se realicen obras. Esta situación hizo despertar las sospechas de los vecinos quienes hace unos meses detectaron olor a combustible y diversos fuegos en el lugar. Tampoco recuerdan que se hayan quitado los tanques de la explanada o que se haya hecho algún trabajo de remediación, sino quienes viven alrededor debieran haberlo notado, según reflexionaron.

Por el momento, esperarán un nuevo contacto de Defensoría para saber si todo se hizo de acuerdo a la ley. Por su parte, desde el organismo les prometieron analizar y constatar que en el predio de Ayacucho y Perón se cumpla con toda la normativa vigente de esta Ciudad en materia de sitios potencialmente contaminados.