|

Presentan una ley de centros culturales para la Ciudad

Ante las clausuras que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires ordenó en el último tiempo a distintos centros culturales, un grupo de abogados y miembros de estos espacios promulgaron la ley MECA (Movimiento de Espacios Culturales y Artísticos), que busca defender mediante la iniciativa popular la continuidad de los establecimientos. Claudio Gorelman, fundador del Club Cultural Matienzo y miembro de abogados culturales, explicó los alcances de la propuesta.

“Hay un problema grave en esta política cultural del Gobierno de la Ciudad, y es que sólo pone su mirada en el circuito comercial y se olvida de una movida enorme que tiene que ver con los espacios independientes y autogestivos”, sentenció Gorelman, que también dijo que creen que la ley servirá para solucionar los problemas de clausura e inhabilitaciones que tanto vienen sufriendo en el último tiempo.

Gorelman también explicó el carácter especial que quisieron darle a la ley al tratarse de una iniciativa popular: “Estamos apuntando a que esta propuesta sea impulsada por los espacios de MECA y apoyada por los artistas independientes, por los que entienden que la cultura se hace desde abajo, y que no sólo ellos pongan su firma sino que agarren un formulario y salgan a buscar más apoyo”.

Ante la imposibilidad de saber con exactitud la cantidad de lugares dedicados a la cultura que hay en la ciudad, Gorelman dijo: “No tenemos un número de cuántos espacios hay, pero sí la ley prevé la reapertura del registro de usos culturales para que todos los establecimientos puedan registrarse y tener beneficios, ya que entendemos que esa es la mejor manera de fomentar la cultura y brindarle nuestra contención y apoyo a estos espacios frágiles que conforman la identidad de esta ciudad”.

Por último, sentenció que ellos se hacen cargo de que son la ciudad “pos Cromañón” y que por ello son conscientes de que la mejor manera de honrar a los que fallecieron esa noche es mejorando las condiciones de seguridad y teniendo en cuenta el cuidado del público. “Hay una realidad, que es inobjetable, y es que el Gobierno de la Ciudad hoy en día no entiende a los modelos de gestión nuevos, más independientes, y eso termina limitando la cultura”.