|

Puesteros de Once en conflicto por la pérdida de sus mercaderías

Los puesteros de un predio otorgado por el Gobierno de la Ciudad, ubicado en la calle La Rioja al 70, de Balvanera, se encontraron el lunes con su mercadería arruinada luego del temporal del fin de semana.

Se trata del predio ocupado por el “Paseo Comercial Miserere”, que tiene 444 puestos en 2700 m2 divididos en dos pisos, donde se reubicó a ex manteros desalojados en enero pasado de las avenidas Pueyrredón y Rivadavia, en Once, egresaros de los cursos que dictó la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME)

Muchos de los vendedores del Paseo Miserere responsabilizan a las autoridades porteñas por darles un espacio que no estaba en condiciones.

Según denunciaba el lunes a través de un comunicado Omar Guaraz, Secretario General de la Asociación Vendedores Libres, “explotaron caños de agua pluvial, y la lluvia ingresó por los agujeros de los techos”. Y añadía que “el predio no está habilitado y sin embargo fue puesto en funcionamiento”.

Un delegado afirma que el lugar no podía soportar tormentas como las del fin de semana: “Hay un generador de luz que puede reventar y las cloacas están rebalsadas”. Tras cuatro días, aún no reciben soluciones de los funcionarios.

En un mensaje, que circulaba por las redes sociales, se acusa al Gobierno de la Ciudad de actuar con negligencia, y alertaban que, de no haber respuesta oficial tomarían medidas de fuerza.

Inspectores del Gobierno de la Ciudad se acercaron pidieron un relevamiento de lo perdido y prometieron que el día siguiente se acercaría a las diez de la mañana un funcionario para darles una respuesta. La hora señalada llegó sin que lo prometido se cumpliera, pero los puesteros todavía no endurecieron sus medidas.

Consultado por Abran Paso, Guaraz explicó qué, muchos de los puesteros sufrieron amenazas de parte de un grupo denominado Los Callejeros, que se arroga la función de intermediario entre ellos y el Gobierno de la Ciudad.

Un ex delegado de los comerciantes del predio de La Rioja, que prefirió no revelar su identidad, dio a este medio su testimonio acerca de los métodos que ejercen: “Una vez que los enfrenté, me dijeron ‘a vos ya te tenemos en la mira, porque sos el agitador de la gente’. Me amedrentaron muchas veces, me acosaron. Una vez, me agarraron cuatro tipos, y me dijeron que no me meta con Los Callejeros, que estoy tratando de poner a los manteros en contra de ellos. Preferí cuidar a mis hijos y me bajé del cargo, y ese lugar lo ocupó gente suya.”

Muchos de los afectados habrían decidido indagar por otros medios las formas de ser resarcidos por las pérdidas, pero Guaraz sostiene que “con esto pueden demorar el estallido del conflicto, pero los comerciantes tienen que salir a vender y con la situación como está, no van a poder”.

Hasta la fecha no hubo pronunciamientos oficiales concretos, pero entre los puesteros los ánimos están caldeados, y resuena cada vez más probable un desborde a Los Callejeros.