|

¿Qué pasa con el alojamiento transitorio en hoteles?

Desde la implementación del programa hasta la vulnerabilidad de estos alojamientos no turísticos, se explora el panorama habitacional en la Ciudad. Por Martín Bustamante.

La problemática habitacional en la Ciudad de Buenos Aires ha llevado a la implementación del Programa de Apoyo Habitacional, especialmente en hoteles familiares bajo la modalidad de Alojamiento transitorio. Este enfoque histórico busca ofrecer una solución temporal a familias mientras se aborda la problemática de manera permanente. Este artículo se centra en el Hotel Moderno en Montserrat, Comuna 1, explorando la situación actual y los desafíos que enfrentan las familias que residen en este establecimiento.

Contexto histórico

El Programa, establecido por el Decreto 1234/2004, modificado por el Decreto 97/2005, surgió para abordar la escasez de viviendas en la ciudad. La oferta inicial proporciona una solución transitoria, siendo un paso crucial hacia una resolución permanente de la problemática habitacional.

Desafíos actuales

En la actualidad, se destaca el caso del Hotel Moderno en Hipólito Yrigoyen 1426, donde varias familias enfrentan la necesidad de trasladarse a otro establecimiento después de que el hotel solicitara su baja del Programa. Estos hoteles, clasificados como alojamientos no turísticos, acogen a familias que, incapaces de acceder al mercado inmobiliario, recurren al alquiler de habitaciones.

Políticas urbanas y ambientales

El Plan Urbano Ambiental vigente busca promover políticas de vivienda asequible, abordando situaciones habitacionales críticas sin necesidad de traslado. Sin embargo, la localización de sectores de bajos recursos revela segregación hacia áreas desvalorizadas. Esta situación se refleja en inquilinatos, hoteles familiares y edificios tomados, especialmente en áreas como Balvanera, Constitución, San Telmo y La Boca.

Vulnerabilidad y necesidad de políticas específicas

La vulnerabilidad de este tipo de viviendas plantea la necesidad de comprender cómo el Gobierno de la Ciudad desarrolla políticas para este sector. La estructura a menudo precaria de los hoteles puede generar condiciones de vida deficientes y operar al margen de las normativas. Estadísticas oficiales indican que casi el 5% del stock edilicio se atribuye a este tipo de viviendas, afectando a una considerable población.

Conclusiones y desafíos futuros

En un contexto donde la población que reside en inquilinatos, pensiones, hoteles y casas tomadas representa aproximadamente al 10% de los inquilinos en la Ciudad, comprender y abordar estas situaciones se vuelve crucial. Este artículo busca arrojar luz sobre la realidad habitacional en Buenos Aires y fomentar la reflexión sobre políticas que puedan mejorar las condiciones de vida de quienes residen en hoteles familiares, contribuyendo así a la construcción de una ciudad más equitativa y habitable.