|

Radio América -72 horas de paro

Empleados de la emisora perteneciente al grupo empresario de Sergio Spolsky y Matías Garfunkel continúan la medida de fuerza en reclamo de una parte del aguinaldo adeudado y ante la falta de cobro del salario no depositado en enero.

Ollas populares, colectas para pañales, varitas para comprar un remedio, periodistas a los que ya no les alcanza para pagar la luz, empleados en sus puestos de trabajo, pero sin realizar su tarea. Esas son solo algunas de las postales que se pueden observar en la calle Amenabar 22.

El barrio de Palermo alberga las emisoras más importantes del país, pero hoy, en una de ellas solo se escucha música. Hicimos un spot para explicarle a los oyentes porque no están funcionando los programas, pero la radio decidió censurarnos y sacarlos del aire cuenta Martín Cangini, trabajador de la Radio América e integrante de la Comisión Directiva del Sindicato de Prensa de Buenos Aires, SIPREBA.

Los rostros preocupados de productores, cronistas, operadores, guionistas y columnistas se pierden en sonrisas al advertir la llegada de un periodista con el objetivo de realizar una nota. Cada uno en su computadora, pero los usos están bien alejados del ritmo frenético de la noticia al que están habituados. Martín Cangini ofrece café y suelta “no hay precisión de cuando nos van a pagar, habíamos llegado a un acuerdo con la empresa, pero ellos no cumplieron. La incertidumbre es muy grande”

El grupo empresario a cargo de Radio América y de otros tantos medios de comunicación nació, se expandió y se beneficio al calor de las políticas del gobierno anterior. “Los 800 trabajadores de este grupo no tenemos absolutamente nada que ver con los negocios de Sergio Spolsky y Matías Garfunkel, ni con su línea editorial. Acá hay trabajadores que tiene 25 años de experiencia, que atravesaron momentos en los que los dueños de la radio eran otras empresas como la de Eurnekian o el grupo mexicano CIE”

El Estado intervino como mediador en el conflicto, en la figura de un funcionario del área de relaciones laborales perteneciente al Ministerio de Trabajo. Los empleados reclaman que se concreten audiencias. También afirman que la frecuencia AM 1190 pertenece al Estado en última instancia, por lo que deben intervenir para garantizar el funcionamiento de la emisora y resolver la situación de los trabajadores.