|

Se aprobó el Plan Maestro para la Comuna 8

Comprende la creación del Distrito del Deporte que posibilitará el desarrollo de la zona sur de la Ciudad y la construcción de un Área Olímpica. Para la oposición, el Plan implica exenciones impositivas a las grandes empresas y posterga la urbanización de la zona.

El Plan Maestro de la Comuna 8 plantea el desarrollo urbanístico, económico y social de los barrios de Villa Lugano, Villa Soldati y Villa Riachuelo. El proyecto prevé la creación del Distrito del Deporte y el desarrollo de nuevos barrios para mejorar la calidad de vida de los vecinos.
El Distrito del Deporte estará ubicado en el polígono comprendido por las Avenidas Gral. Paz, 27 de Febrero, Cnel. Esteban Bonorino, Gral. F. Fernández De La Cruz, Perito Moreno, y la Autopista Dellepiane. Los diputados oficialistas argumentaron que su creación favorecerá el desarrollo económico de la Comuna 8 brindando oportunidades laborales para los residentes y la localización de la Villa Olímpica que albergará a seis mil atletas en los Juegos Olímpicos de la Juventud, a realizarse en el 2018 en la Ciudad de Buenos Aires.
Según el proyecto presentado por diputados Karina Spalla y Cristian Ritondo, serán beneficiarios de las políticas de fomento las personas físicas o jurídicas radicadas o que se radiquen en el Distrito, que realicen en forma principal actividades como fabricación de productos deportivos, que incluye entre otros, artículos y equipos para gimnasia, atletismo, juegos al aire libre y bajo techo; piscinas de natació n de lona, plástico, u otros materiales; pistas de remo; mesas y accesorios de ping-pong; mesas y accesorios de billar; balones duros, blandos e inflables; artículos textiles para la práctica deportiva, entre tantos otros.
Como incentivo promocional para el Distrito del Deporte las personas físicas o jurídicas que realicen obras nuevas o de puesta en valor, refacciones y/o mejoras en inmuebles con destino comercial, industrial y/o de servicios, podrán computar el 25% del monto invertido como pago a cuenta del Impuesto sobre los Ingresos Brutos.
Sobre este aspecto, el diputado por el MST – Nueva Izquierda Alejandro Bodart criticó que el Plan Comuna 8 busca eximir de impuestos por 10 años a empresas multinacionales y por 15 años a empresas nacionales, y sin un beneficio importante para la Ciudad. En ese sentido puso como ejemplo la experiencia del distrito de Parque Patricios donde las empresas tecnológicas ya fueron exentas de todos los impuestos (ABL, Ingresos Brutos, Sellos, etc.) hasta 2019 y, pese a lo predicado, esas compañías no crearon empleo ya que según el Informe oficial 4.13.11 de la Auditoría de la Ciudad no hubo “un efecto dinamizador de la creación de empleo, toda vez que en su mayoría las empresas se han limitado a un traslado de la sede laboral”. A su vez, señaló lo exorbitante del costo previsto para construir esas viviendas las 1440 viciendas previstas: 1.500 dólares el metro cuadrado.

En ese mismo sentido, el legislador del Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT) Marcelo ramal, quién tuvo un fuerte cruce con el diputado del PRO Roberto Quattromano, criticó que “la creación de la Villa olímpica demandará enormes recursos, mientras se posterga la urbanización integral de la Villa 20 y otras villas de la zona”. A su vez, reclamó el tratamiento en conjunto de un proyecto de su autoría que “plantea un giro de 180 grados en la orientación social que el macrismo plantea para las comunas del sur”. El proyecto de Ramal declara la disolución de la Corporación del Sur y establece la reserva de sus tierras para viviendas sociales, espacios verdes públicos, escuelas, espacios culturales y deportivos. Ordena también la finalización del Hospital de Lugano y la refacción de los complejos habitacionales.

Por otra parte fue incorporado al Código de Planeamiento Urbano el concepto para la zona de U-Barrio Nuevos que permite la urbanización con criterios de radicación definitiva destinado a viviendas, actividades productivas de carácter familiar y equipamiento comunitario. Se destinarán a actividades residenciales de densidad media y media baja, admitiéndose usos mixtos compatibles con la vivienda. La iniciativa fue aprobada con 31 votos positivos y recibió 27 votos negativos.