|

Se realizó la audiencia judicial por la reapertura del lactario en la Escuela Infantil del Hospital Ramos Mejía

Fue convocada por el Juzgado en lo Contencioso Administrativo N°18 a cargo del Dr. López Alfonsín, por el amparo presentado por familiares junto a la comunidad educativa de la Escuela Infantil 6 del Hospital Ramos Mejía, ante el cierre arbitrario del lactario por parte del Gobierno porteño.

En la audiencia estuvieron presentes diferentes actores de la comunidad educativa, familias, docentes y representante los sindicatos UTE, UDA y ADEMyS que coincidieron en la importancia de la unidad en la lucha contra el ajuste en educación. También se acercaron a solidarizarse con el reclamo los legisladores porteños Mariano Recalde, Lorena Pokoik, Paula Penacca y Laura Marrone.

“Cada uno tuvo la posibilidad de exponer desde la historia, lo pedagógico y las necesidades de los trabajadores del Hospital. Recordamos que nuestro Jardín tiene prioridad en su convenio para el ingreso de niños de trabajadores del Ramos Mejía”, señaló Valeria Scaffa, docente del Jardín, en diálogo con Abran Paso.

A menos de diez días del inicio del ciclo lectivo, casi 27 mil niñas y niños, cuyas familias eligen la educación pública, están sin vacantes en el Nivel Inicial.

Las familias que se inscribieron durante este verano reclaman el derecho, establecido en la Constitución de la Ciudad, a tener una vacante asegurada en el nivel inicial. “Es inadmisible que se cierre una sala de jardín maternal, cuando según los últimos datos hay 13 mil niños sin vacante en ese nivel educativo”, afirmaron desde la Unión de Trabajadores de la Educación.

Tras dos horas de audiencia, el Juez determinó realizar, mañana miércoles 27 de febrero a las 9 hs., una inspección ocular en la Escuela Infantil para constatar si la sala de lactarios se encuentra o no en condiciones de funcionar y así dictar sentencia para que el Gobierno de la Ciudad reabra o no la sala que pretende cerrar. El jueves 28 se conocerá cuál fue su decisión.

“Confiamos en que sea la mejor decisión, que la misma sea positiva. No existe ningún argumento ni fundamento que se pueda sostener para que cierren la sala y que no la vuelvan a abrir. Funcionó sin ningún inconveniente hasta el año pasado, desde hace 32 años. Nuestro lactarío tiene la posibilidad de ofrecer 45 vacantes y hay 45 familias que esperan que el Juez dé una buena noticia para iniciar su ciclo lectivo 2019 en nuestro jardín”, agregó la trabajadora de la educación.