|

Ser o no ser trabajador del Estado

Crecen los despidos en dependencias del Estado Nacional, las provincias y los municipios de todo el país. Se incrementan las manifestaciones, las medidas de fuerza y la represión como respuesta.

La meticulosa planificación utilizada por el macrismo para llevar adelante su campaña se erige como una de sus vigas maestras para llevar adelante sus acciones de gobierno. El arte de la comunicación política desplegado por los amarillos también se aplica al momento de tomar algunas de las determinaciones más rechazadas por la población, los despidos.

No se trata de un objetivo sencillo si se tienen en cuenta las secuelas vigentes de una sociedad que vivió los índices más altos de desocupación en la década de 1990. Sin embargo el macrismo regresó a su manual de campaña y encontró una batería de argumentos para intentar aislar a los afectados. Justificación 1: son ñoquis, justificación 2: son militantes de gobierno anterior, justificación 3: no hay tareas necesarias para tantos empleados.

Estos son los trabajadores estatales despedidos hasta el momento:

Estado Nacional Jefatura de Gabinete, Centro Cultural Kirchner, Senado: 3340 (Gobierno Cambiemos)
Santa Cruz 1.000 (Gobierno FPV)
Salta 195 (Gobierno FPV)
Tierra del fuego 1000 (Gobierno FPV)
La Rioja 800 (Gobierno FPV)
Pcia de Buenos Aires 7.397 (Gobierno Cambiemos)
Catamarca 832 (Gobierno FPV)
Mendoza 1.600 (Gobierno Cambiemos)

Total 16.164

“La preocupación crece. La situación es grave porque lo que se demuestra es que quienes acceden al gobierno, creen que el Estado es de ellos y que hay que sacar los trabajadores que estaban antes y poner empleos nuevos como si nosotros fuéramos mercancía de cambio y nosotros somos trabajadores que sostenemos el funcionamiento del Estado cotidianamente” destacó el secretario general de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), Hugo Godoy.

El dirigente también se manifestó sobre el sentido común construido por el partido gobernante “Hay una campaña de parte de estos gobierno que quiere demonizar al trabajador del Estado y nosotros tenemos cotidianamente la responsabilidad de sostener las políticas públicas en todos los planos, limpiando una plaza, recogiendo basura, cuidando la salud, la educación, dando seguridad. Lo primero que rechazamos es esta idea de que el trabajador estatal es un ñoqui. Nosotros decimos que nuestro trabajo son los derechos de la población y si hay ñoquis con un simple control de asistencia durante una semana se detecta quién va y quien no va. Es mentira que para resolver esa cuestión se necesita un decreto como el que sacó Macri”

El líder del gremio de los estatales no se guardó críticas para la gobernadora “El problema central es que no se reconoce el derecho del trabajador estatal a tener un empleo permanente. Que es un derecho constitucional que no es reconocido. En la provincia de Buenos Aires se llega al extremo de que la gobernadora María Eugenia Vidal hizo el mamarracho anticonstitucional de derogar una Ley a través de un decreto. Lo que derogó es la Ley que le otorgaba a los trabajadores estatales de los 135 municipios el derecho a tener convenciones colectivas de trabajo para que los intendentes no sigan manejando por decreto las condiciones laborales y salariales”.

El gremialista también consideró que “el argumento de los ñoquis se les está cayendo, pero lo reemplazan por uno peor; el presidente Macri llegó a decir que en el Estado no hay trabajo, que el trabajo está en la actividad privada. Eso demuestra un profundo desconocimiento”.

Ante la consulta sobre la posibilidades de revertir la situación Hugo Godoy mostró cierto optimismo “Tenemos un antecedente similar hace ocho años atrás en la Ciudad de Buenos Aires cuando accedió Macri al Gobierno echó a 1.650 trabajadores de un plumazo, pero después, a lo largo de 4 o 5 meses logramos reincorporarlos a todos a través de la lucha de nuestra Asociación de Trabajadores del Estado, nosotros aspiramos a que sea lo mismo aunque hay despidos en el Estado Nacional, las provincias y los municipios y en cada uno de esos ámbitos se dan posibilidades de discutir de manera diferente”.

Con respecto a las próximas medidas de fuerza el secretario general de la Asociación de Trabajadores del Estado manifestó que “la semana que viene se realizará una reunión entre los sindicatos y el ministro de Modernización Andrés Ibarra. En febrero se realizará una reunión de la mesa nacional de ATE para definir nuevas medidas de acción”.