|

UN PLAN QUE TRAE POLÉMICA

Este miércoles se va a tratar el proyecto de ley presentado por el Pro en la Legislatura Porteña denominado PLAN MAESTRO para la COMUNA 8. El tratamiento será en Reunión conjunta de Diputados de la Comisión de Planeamiento y de Presupuesto, Hacienda, Administración y Política Tributaria, en el Salón Montevideo. El interés del Pro en sacar este proyecto es muy elevado porque allí está en juego la Villa Olìmpica y una serie de objetivos vinculado con la venta de tierras públicas.

Este proyecto en su momento formó parte del paquete de leyes del pacto Pro-K y es tan polémico como los que se aprobaron el año pasado en cuanto a la gran cantidad de hectáreas que se ponen para la venta pública, exenciones impositivas a corporaciones y la posibilidad de explotar comercialmente sin limitaciones el Parque de la Ciudad, el Parque Roca y el Autódromo.
El objeto del proyecto de ley es materializar un plan general para el desarrollo de la Comuna 8 enmarcado dentro de los criterios y lineamientos del Plan Urbano Ambiental y del Modelo Territorial, cuya finalidad es el desarrollo social, económico y urbanístico de la Comuna, a efectos de mejorar la calidad de vida de sus habitantes (art.5º).
En los primeros 7 artículos se realiza una descripción general del Plan que se organiza a través de 6 propuestas temáticas específicas: Estructura y Centralidades; Transporte y Movilidad; Hábitat y Vivienda; Espacio público; Producción y Empleo; y Patrimonio urbano.
Por una parte rezonifica algunos predios como UP, predios que actualmente son espacios verdes pero habilita en éstos el uso para la explotación comercial de los tres grandes parques del sur de la Ciudad (Parque de la Ciudad, Parque Roca y el Autódromo).
Aproximadamente 70 hectáreas de espacios verdes pertenecientes al Parque de las Victorias, al Parque de la Ciudad, al Parque Roca y al Autòdromo serán destinadas para obras comerciales y viviendas.
Autoriza la Venta de los predios individualizados con anterioridad para financiar la urbanización de las villas y la construcción de la sede de Ferias de Buenos Aires. Alrededor de 70 ha. de predios públicos verdes se destinan a la venta.
Se establece la creación de un distrito nuevo en la Ciudad con sus consecuencias relacionadas a la gentrificación de la población y exenciones impositivas.
Por diez años y quince años (empresas de capital nacional o micro, pequeña o mediana empresa) quedan exentas del impuesto sobre los ingresos brutos, de Sellos, Inmobiliarios, en el pago del Derecho de Delineación y Construcción.
La creación de este distrito por ser parte del ordenamiento territorial de la cuenca Matanza Riachuelo debería ser previamente autorizado por el ACUMAR y el Juzgado de Ejecución de la Causa “Mendoza”.
Los nuevos Polos Productivos son básicamente exenciones perimetrizadas, tal como es siempre este instrumento urbano, que no cambian la zonificación, dándose la paradoja de superponerse áreas residenciales y actividades productivas que lógicamente se deberían localizar en zonas Industriales o de Equipamiento.
El propio CPAU ha manifestado que “La configuración, en el mediano plazo, de áreas de uso especializado permitirá ponderar el impacto de los incentivos fiscales, en la configuración de los usos del suelo, la incidencia de estos en el valor de la tierra y en el proceso de sustitución o rehabilitación edilicia ”, dado que permitir y fomentar usos productivos no es inocuo para el tipo de hábitat urbano, pues modifican el flujo y tipo de transito, carga y descarga, la afluencia de personas, la preeminencia del tipo de nuevas construcciones y el afincamiento de usos complementarios y de apoyo a dicha producción. Así la generación de Polos Productivos, aunque no transforma la zonificación del código urbano (en I o E), produce cambios en la realidad cotidiana de dicha zonificación.
Durante el primer año la Ciudad dejará de recaudar 155 millones de pesos porque financiará a través de incentivos fiscales a las corporaciones que presenten proyectos de inversión. Este monto se reproducirá cada año con montos variables.
Este proyecto no fue debatido en la Comuna ni en el Consejo Consultivo. No se realizaron audiencias públicas convocadas con difusión amplia. No tuvieron participación los órganos de representación de las villas (Ley 148).
En la ejecución del Plan Maestro tampoco se da intervención a la Comuna ni a los órganos de representación de las villas.
No se tienen en cuenta las leyes ya existentes de urbanización de villas, como la ley 148 (de atención prioritaria a la problemática social y habitacional en las Villas y Núcleos habitacionales transitorios); la 1770 de urbanización de villa 20, la ley 1333 que declara la emergencia ambiental y de infraestructura del Barrio Ramón Carrillo, la ley 403 de re-urbanización de la Villa 1-11-14, la ley 177 de complejos habitacionales.
Cabe precisar que este proyecto de ley exige el voto de dos tercios de los integrantes de la Legislatura de la Ciudad, es decir, 40 votos. Esto así porque desafectan inmuebles del dominio público y se autoriza su venta.