|

Una propuesta para volver al trabajo

Luego de que la Policía detuviera a tres vendedores ambulantes esta semana, hoy se manifestaron para solicitarle a la Ciudad que los dejen funcionar en las ferias itinerantes.

Luego de que la Policía detuviera a tres vendedores ambulantes esta semana, hoy se manifestaron para solicitarle a la Ciudad que los dejen funcionar en las ferias itinerantes.

El miércoles pasado, el mismo día en que reabrieron los locales de Once (Balvanera, Comuna 3), un operativo policial detuvo al menos tres manteros que se habían ubicado Avenida Corrientes y Pasteur, y les retuvieron la mercadería. Ante esta situación, y la necesidad de generar ingresos, agrupaciones de comerciantes callejeros realizaron una olla popular para solicitarle al Gobierno porteño volver a trabajar, de manera organizada y con los protocolos necesarios.

Desde las 10, Vendedores Ambulantes Independientes de Once (VAIO) se encontraron en Plaza Miserere para repudiar la violencia institucional y exigir una solución para paliar la crisis económica entre estos sectores. “Nos reunimos por todo lo que está pasando y porque queremos ver si podemos regresar a la calle organizados. Hemos hecho una propuesta: que nos den la feria itinerante, como para poder empezar a trabajar, porque la verdad es que lo necesitamos”, le explicó Luzmery Villanueva, presidenta de la agrupación, a este medio.

También expresó que algunos manteros ya están saliendo a trabajar desde hace unos 15 días, pero que otros estaban esperando que abran los negocios de Once, porque eso genera más tránsito de gente. “Hemos aguantado mucho sin tener ningún ingreso. Los compañeros prácticamente se terminaron comiendo su trabajo de todo este tiempo, porque no es fácil. Vivimos el día a día y nadie se preocupó, ni se ocupó por eso. Iban a salir sí o sí, tarde o temprano, porque en los hogares hay hambre”, destacó Luzmery.

Y reafirmó que no han recibido ninguna ayuda por parte del GCBA, sumado a que la mayoría no obtuvo el Ingreso Familiar de Emergencia. Por lo que ellos se han organizado con la Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular (UTEP), que les brinda un bolsón de alimentos por mes para cada integrante de VAIO. También, están realizando ollas populares los martes, miércoles y viernes.

En la de hoy buscaron armar un plan de lucha entre todos los comerciantes, para pensar en cómo regresar, tomando todas las precauciones necesarias. Desde la organización denuncian, además, que el Gobierno porteño no quiere ni abrir los galpones, ni que trabajen en las calles.  “Lo que quieren es que nosotros nos terminamos muriendo de hambre, y que la situación sea peor”, resaltó Villanueva, a la vez que manifestó que sus compañeros ya tienen protocolo, con distanciamiento y utilización de alcohol en gel.

“Nosotros pedimos que no nos ignoren, que nos tomen en cuenta. Queremos hacer saber que organizados y bien, podemos regresar. Yo sé que la situación no es como antes, que el mundo cambió. Pero hay que comer, y no tenemos otra alternativa. Tenemos que salir a trabajar de nuevo, porque los alquileres se juntaron y hay muchos que no pagan la luz y el agua hace seis meses, y sí o sí lo tienen que hacer porque cuando se levante la cuarentena, todo va a empezar a funcionar normal, y los recibos van a seguir llegando”, afirmó.

Y concluyó: “No somos delincuentes, no somos mafia, somos padres de familia que salimos a buscar el mango dignamente. Detrás de nosotros no hay nadie, esos son fantasmas de la policía y del gobierno, que se hace la película. Porque así ellos tapan sus fechorías. La policía va, le roba la mercadería a los compañeros y no lo declaran. Si no hacés un arreglo con ellos, te tienen loco y te sacan la mercadería. Si arreglás con ellos, te dejan. Y no es así el manejo. Las mafia las inventan ellos, porque ellos son la mafia, no el vendedor”.