|

30 años de autonomía: el camino jurídico de la Ciudad de Buenos Aires

El 29 de diciembre de 1993, el Congreso de la Nación sancionó la Ley 24.309, iniciando un proceso que culminaría en la consolidación de la autonomía para la capital argentina. Por Marcos Bolivar.

Hace tres décadas, un hito legislativo marcó el destino de la Ciudad de Buenos Aires. Este artículo explorará los eventos clave que llevaron a la autonomía de Buenos Aires y cómo ha evolucionado desde entonces.

El Nacimiento de la Autonomía

En el marco de la reforma de la Constitución Nacional, el “Núcleo de Coincidencias Básicas” estableció las bases para la autonomía de Buenos Aires. La elección directa del Jefe de Gobierno, el reconocimiento de facultades legislativas y jurisdiccionales propias, y la garantía de los intereses del Estado nacional fueron pilares fundamentales.

Tras intensos debates en la Convención Constituyente durante 1994, la Constitución Nacional fue modificada. El artículo 129 selló el nuevo status de la Ciudad, otorgándole un gobierno autónomo con plenas facultades de legislación y jurisdicción. Además, estableció la representación de Buenos Aires en el Senado y su participación en la distribución de impuestos coparticipables.

La Carta Magna Local

La autonomía de Buenos Aires se afianzó con la sanción de la Constitución de la Ciudad el 1 de octubre de 1996. Esta carta magna, producto de la labor de la Convención Constituyente, organizó las instituciones locales y garantizó la autonomía deseada. La Legislatura reemplazó al antiguo Concejo Deliberante, marcando una nueva etapa en la administración de la Ciudad.

Desde entonces, la Ciudad ha experimentado una notable evolución institucional. La creación del Poder Judicial con diversos fueros, el establecimiento de un Poder Legislativo unicameral con elecciones y renovación periódica, son ejemplos de cómo Buenos Aires ha fortalecido su estructura gubernamental.

En estos 30 años, la Ciudad de Buenos Aires ha recorrido un camino hacia la autonomía. Desde los debates en el Congreso hasta la consolidación de sus instituciones, cada paso ha contribuido a forjar una identidad única y a empoderar a los ciudadanos porteños. Este aniversario no solo celebra un hito legal, sino también el compromiso continuo de Buenos Aires con su autodeterminación y desarrollo.