|

Ayacucho y Perón: la sombra de la torre que amenaza Balvanera

Los vecinos del Consejo Consultivo Comunal 3 realizaron un acto y juntaron firmas, pero los planes de una desarrolladora consisten en construir una veintena de pisos en una superficie de 24.000 metros cuadrados. Por Juan Manuel Castro.

Los vecinos del Consejo Consultivo Comunal 3 realizaron un acto y juntaron firmas, pero los planes de una desarrolladora consisten en construir una veintena de pisos en una superficie de 24.000 metros cuadrados. Por Juan Manuel Castro.

El 2021 termina con las luchas vecinales por espacios verdes en lo más alto de la escena pública, tras las sucesivas protestas contra convenios urbanísticos, rezonificaciones y demás acciones de la política de planeamiento urbano del Gobierno porteño. A nivel territorial tuvo gran visibilidad el rechazo a la instalación de una torre de 73 metros en Gallo y Corrientes, junto a la exigencia de emplazar allí la Plaza Tita Merello. No obstante, también hay una lucha de larga data para lograr un espacio público en Ayacucho y Perón, en las afueras de la zona comercial Once, pese a que avanza la construcción de un edificio con viviendas multifamiliares, locales y cocheras.

El terreno, de 40 por 50 metros, presenta sus particularidades, ya que antaño alojó una estación de servicio de grandes dimensiones, con acceso por ambas calles. Durante muchos años lució rodeada de cartelones publicitarios. La normativa porteña establece que debe pasar un tiempo prudencial hasta empezar a edificar en este tipo de inmuebles, debido a la contaminación mediante el derrame de combustibles y químicos. 

En 2018 se aprobó una Ley que contempla multas de hasta $10.000.000 para los propietarios de terrenos que sean considerados “pasivos ambientales”, es decir, sitios potencialmente peligrosos para las personas y otras formas de vida.

En ese entonces, la Agencia de Protección Ambiental porteña (APRA) estimaba que había cerca de 500 lotes de este tipo, incluidos varios ligados a antiguas estaciones de servicio. 

“Por ejemplo, donde estuvo una estación de servicio o un lugar con actividad ferroviaria, pero hasta que no se hacen las evaluaciones no se sabe si está contaminado y si está, cuál es ese nivel”, precisaban fuentes oficiales.

De todos modos, hace poco tiempo hubo luz verde con el proyecto inmobiliario de Once. Fuentes vecinales informaron a Abran Paso que en Ayacucho y Perón se han hecho presentes varias grúas para remover la tierra del lugar. Ya se demolió todo el mobiliario que había quedado de la época de la estación de servicio.

Con el aparente proceso necesario que garantice su viabilidad, está en marcha una edificación de gran porte pensada en 2017, pero a tono con las nuevas alturas que permite el Código de Edificación porteño sancionado al año siguiente.

En la página web oficial del Estudio de Arquitectura Dujovne Hirsch figura el proyecto “Perón 2002 y Ayacucho 150” donde se exhiben renders (imágenes digitales de cómo quedaría el resultado final) con un inmueble de una veintena de pisos hacia el interior de la manzana y seis pisos sobre la línea municipal del lado de Perón y sobre la de Ayacucho. En esta página web se informa que la superficie a edificar ocuparía 24.000 metros cuadrados. 

En otras palabras, se convertiría en la edificación más alta en varias cuadras a la redonda, ya que en esta zona de Once existen varios edificios antiguos de mediados del siglo XX, que están a la altura de los seis pisos. Solo es superada por el edificio de enfrente, en la esquina noroeste, que tiene poco más de 15 pisos. Se trata de una antigua excepción al viejo Código de Planeamiento Urbano, el cual contemplaba esquinas “enanas” para toda la Ciudad.

En cuanto a la lucha vecinal, desde hace tiempo hay reclamos para convertir a esta esquina de gran superficie en un espacio público.

En 2017 y años sucesivos, el Gobierno porteño ideó el concurso digital de obra pública BA Elige. Los proyectos más votados se incluían en el presupuesto de la CABA. Si bien sirvió para dejar de manifestó las principales peticiones de la población de una forma ordenada, buena parte de los trabajos ganadores no llegaron a implementarse.

Por ejemplo, el proyecto más votado de 2017 fue una pista de ciclismo dentro del Parque Sarmiento del barrio de Saavedra, ya que los deportistas entrenan en las avenidas aledañas, lo que genera situaciones de peligro. No obstante, nunca se concretó.

Sí se ejecutaron circuitos aeróbicos en Parque Avellaneda y en torno al Parque Agronomía. A nivel local se instalaron semáforos para no videntes en algunas esquinas del Abasto. 

En la instancia propositiva, un vecino ingresó un proyecto para tener una plaza en esta esquina de Once: “Adquisición del terreno sito en Perón y Ayacucho para la realización de una nueva plaza. Cabe destacar que la comuna 3 es la más deficitaria en espacios verdes y una plaza en esa ubicación resultaría muy valiosa para los vecinos, debido a la alta concentración de escuelas en la zona”.

Cinco años después de este reclamo, la movida vecinal continúa activa para lograr un espacio verde y público, pese al panorama adverso. 

Así quedó de manifiesto el viernes 3 de diciembre cuando vecinos del Consejo Consultivo Comunal 3 (Balvanera y San Cristóbal) realizaron un acto en la ochava, fijaron carteles, juntaron firmas y exigieron la construcción de la plaza.

La actividad se enmarcó en la llamada Resistencia Verde convocada por el movimiento social, político y ambiental La Ciudad Somos Quienes La Habitamos. Entre el lunes 29 de noviembre y el domingo 5 de diciembre hubo protestas y movilizaciones en distintas Comunas porteñas.

En particular, ese viernes se juntaron más de 400 firmas para un petitorio en favor de la plaza y contra el desarrollo inmobiliario.

Además, participaron integrantes del Grupo de Teatro Popular Arte en Lucha y transmitió en vivo Radio Semilla.

Fuentes del Consultivo explicaron: “Ante la imperiosa necesidad de más espacios verdes en los barrios de San Cristóbal y Balvanera, les vecines del eje “Espacio Público y Ambiente” del Consejo Consultivo de la Comuna 3, invitamos a la comunidad a participar de la jornada que estaremos realizando en la esquina de Perón y Ayacucho”.

“Nuestra propuesta es que los terrenos y construcciones a demoler que están en venta, sean destinados a espacios verdes y de recreación públicos. Nuestra comuna es la 2º de la ciudad con la menor cantidad de mts2 verdes por habitante, un total de 4,92 m2”, sumaron.

El Consultivo realizó este año varias acciones y reuniones vinculadas a la problemática de densificación poblacional, crisis habitacional y falta de espacios verdes públicos con superficie absorbente.