|

Con la fuerza de la unidad

Los choferes de la Línea 60 no aflojan. Pasaron 40 días del inicio del conflicto y, al cierre de esta edición continua firmes en su lucha por la reincorporación de los 53 despedidos. A pesar de la represión siguen adelante con los piquetes en la Panamericana. Así lograron una mesa de negociación en el Ministerio de Trabajo.

“El Ministerio de Trabajo y DOTA incumplieron el acuerdo: volvemos a la lucha” titularon los empleados de la línea 60 de colectivos en un comunicado. Todo un reflejo del estado de situación que se vive luego de 40 días inactividad en esta línea que traslada a diario más de 250 mil personas.

Todo parecía encaminarse a un acuerdo, el sábado por la mañana la asamblea de los trabajadores de MONSA resolvió, por estrecho margen, aceptar la propuesta del Ministerio de Trabajo -pago del 50% de los salarios caídos, 50 despedidos reincorporados y la negociación de los 3 restantes-. Sin embargo al llegar a la cartera dirigida por Carlos Tomada para firmar el acuerdo se enteraron que se retiraba la propuesta a pedido de la empresa. “En criollo: nos boludearon” afirmaron en el mismo comunicado.

La versión de Trabajo se dio a conocer en un texto donde sostiene que “lo aprobado en la votación de los trabajadores contenía términos divergentes con la propuesta original”. La respuesta no se hizo esperar. “Desmentimos la información publicada por el Ministerio de Trabajo, donde se afirma que fuimos los trabajadores quienes cambiamos la propuesta. Nosotros siempre sostuvimos el mismo pliego de reclamos y ha sido la empresa la que ha dado marcha atrás en su ofrecimiento” detallaron los conductores.

El lunes por la mañana se realizará una nueva audiencia en el Ministerio de Trabajo. Mientras tanto los delegados debatirá nuevas medidas de fuerza y convocaron a una segunda reunión abierta en apoyo a la lucha de los trabajadores de la Línea 60. La cita será en el segundo piso del emblemático Hospital Garrahan.

También los trabajadores del subte porteño volvieron a manifestar su apoyo con una apertura de molinetes de la estación Constitución de la línea C el viernes pasado. Es la segunda vez que los delegados del subte levantan molinetes en apoyo a la Línea 60.

 

Denuncia a Transporte

Los trabajadores denunciaron que según lo que figura en el Decreto 1395/98, el Ministerio del Interior y Transporte está obligado a rescindir el piso (concesión) a cualquier empresa de transporte que haya abandonado el servicio por 5 días seguidos o 10 días en el lapso de un año. DOTA abandonó el servicio de la 60 por mas de 37 días.

El Articulo 83 del Decreto 1395/98 de la Modificación del Régimen de Penalidades por infracciones a las Disposiciones Legales y Reglamentarias en Materia de Transporte por Automotor de Jurisdicción Nacional, dispone lo siguiente:

“Cuando la prestación de los servicios se interrumpiere por un lapso de CINCO (5) días consecutivos o DIEZ (10) días alternados por año calendario, se considerara de pleno derecho que el servicio ha sido abandonado por el operador”.

“El abandono de los servicios o la verificación de reiteración en servicios desatendidos, podrán ser causales para resolver la caducidad del permiso”.

El ministro de Interior y Transporte Florencio Randazzo, aún no respondió el planteo de lo choferes.

 

Represión en la Panamericana

La semana pasada los conductores resolvieron realizar una jornada de cortes en la Panamericana y en Puente La Noria. El piquete de la zona norte del Gran Buenos Aires fue reprimido por la Gendarmería en un operativo dirigido por Sergio Berni. Varios choferes resultaron heridos e internados en terapia intensiva. El delegado Néstor Marcolín denunció que uno de los choferes fue golpeado en el interior de un celular y que esos golpes le provocaron un hundimiento de cráneo. El Centro de Estudios Legales y Sociales (Cels) que preside el periodista oficialista Horacio Verbitsky denunció que “El  desempeño de las fuerzas de seguridad no respetó sus principios y reglas de actuación, la Gendarmería disparó balas de goma con armas largas a los manifestantes y usó perros adiestrados, sin bozal”