|

Cuatro años sin Luciano

A cuatro años de la desaparición de Luciano Arruga a manos de la Policía Bonaerense, el sábado 26 de enero se realizó la Jornada Cultural en Defensa de los Derechos Humanos de los Pibes en Lomas del Mirador. Esta contó con una gran presencia juvenil, de los familiares y amigos de Luciano, medios alternativos, comunitarios y populares y mesas de múltiples organizaciones sociales y políticas.
Las consignas convocantes fueron Juicio y Castigo a los responsables políticos y materiales, pase a disponibilidad de los policías implicados, espacio para la Memoria SÍ! repartición municipal NO!; Basta de criminalizar la pobreza! y Fuera la policía de nuestros barrios!
“Muchas familias que viven en barrios pobres naturalizan el miedo a la policía y eso tiene que ver con todas las familias que sufren la violencia en los barrios” denunció Vanesa Orieta, hermana de Luciano, en la conferencia de prensa que se realizó posteriormente a las presentaciones de las bandas.
“La policía impone el control y la autoridad en los barrios” nos cuenta Nahuel, amigo de Luciano. “Y en los barrios más humildes, la bonaerense busca pibes que son menores de edad, que no van a tener problemas de quedar presos por su condición de inimputables, pibes muy vulnerables, sin un horizonte claro, y ahí los policías los hostigan para que roben para ellos. Luciano le contó a la familia que un grupo de policías de Lomas del Mirador que había sido puesto por un pedido de más seguridad, era el mismo que estaba organizando el delito, instigándolo a él y a otros pibes a que roben en las casas de aquellos que pedían más seguridad, y como él se negó a hacerlo, lo desaparecieron”.
Un caso que avanza a paso lento

“De los ocho policías que están involucrados en la desaparición de Luciano no hay ninguno detenido. De hecho sabemos que al menos hay uno de ellos que está trabajando en la comisaria de Ramos Mejía, localidad vecina a Lomas del Mirador, que es donde vivía Luciano y donde vivimos nosotros. Esto es muy grave porque ellos saben dónde esta Luciano y en la causa que esta caratulada como averiguación de paradero ellos están como testigos. Nosotros queremos que la carátula de la causa cambie a desaparición forzada de persona. Y luchamos para que esta causa sea investigada por el poder que implica la justicia federal y se impute a estos ocho policías” explica Nahuel, sintetizando los reclamos que tiñeron esta cuarta jornada de lucha por Luciano quien, al momento de su desaparición, tenía tan solo 16 años.